Obras

Centro de Oportunidades para la Mujer. Sharon Davis Design

Editado por NuriaPrieto

En una parcela de dos hectáreas en Ruanda, uno de los países más densos de África, el Centro de Oportunidades de la mujer está desarrollando un pequeña comunidad y en retorno reescribiendo nuestro papel como diseñadores.

A una hora de la capital de Ruanda, Kigali, Kayonza es un lugar que cambia la mirada de este país: un lugar con pocos medios pero muy prometedor. En este emplazamiento semirural, las mujeres dedican su tiempo a pequeñas granjas de subsistencia, buscando agua, madera y combustible. El lugar para el Centro de Oportunidades de la mujer se encuentra en un cruce de caminos en medio de un fértil valle, un lugar ideal para la arquitectura que se abre a un nuevo mundo de oportunidades.

Escogimos la idea de un pueblo ruandés vernáculo como principio organizativo: una serie de pabellones a escala humana asociados como un cluster para crear una comunidad de unas 300 mujeres. Diseñado en colaboración con Women for Women International, una organización humanitaria que ayuda a las mujeres supervivientes de una guerra a reconstruir sus vidas, este pequeño pueblo se transforma en una aglomeración urbana y granja autosuficiente con una agenda arquitectónica para crear una oportunidad económica, reconstruir una infraestructura social y restaurar la herencia africana.

Nuestro diseño revide la tradición perdida en el diseño de Ruanda con una fuerte composición de capas sociales y espaciales. Su forma circular radia hacia el exterior, desde las clases de las internas a centro comunitario, el mercado y el lugar de descanso. Las estructuras circulares están modeladas según la estructura del Palacio del Rey en el sur de Ruanda, cuyas construcciones son parte de la construcción indígena. Nuestro diseño radica en la delicadeza de estas piezas, muros de ladrillo perforados que permiten un enfriamiento pasivo, sombra y además mantienen el sentido de la privacidad.

El diseño se construye a partir de la infraestructura social de Ruanda a través de instalaciones que permiten a los sponsors y socios participar de la experiencia de este centro de primera mano. Las cabañas sirven para conducir las iniciativas de autoconstrucción, y la relación entre las mujeres de Kayonza y los sponsors.

Los ladrillos se realizaron in situ con los propios usuarios, se obtuvieron aproximadamente unos 450.000 ladrillos utilizando materiales encontrados en el lugar, mano de obra local y adaptando en todo caso la técnica a las mujeres de la zona.

El proyecto incluye también una granja que permite a las mujeres elaborar productos no sólo para autoconsumo, sino también para la huerta. Se trata de una iniciativa de granja integrada. A través de esta pieza surgen una serie de aulas en las que se dan clases teóricas necesarias para la práctica de actividades de granja y agricultura.

Situado en torno a una plaza muy activa, el edificio permite que la actividad comercial que pueda desarrollarse en él se vea dinamizada, contribuyendo a ser una comunidad autosuficiente. Además, las empresas locales han patrocinado los medios necesarios para purificar agua, reciclar tierra y aguas residuales. El centro permite a unas 300 mujeres al año trascender de la herencia y el conflicto, desde el optimismo y la autogestión.

Descarga *.pdf con más información AQUÍ

WOC_classroom exteriors 3

WOC_farm 1

WOC_kitchen gardens