Obras

Casa en A Reboira. Sabin+Blanco

Editado por CQ

Conocíamos la zona en la que se ubicaría la vivienda. Las hermosas vistas sobre la ría, la tranquilidad del emplazamiento y el arbolado boscoso que rodea la parcela por tres laterales. Además la parcela se dispone en pendiente y a cierta cota sobre la vía principal que le da acceso.

La orientación oeste coincide con las vistas sobre el mar en la lejanía, además es por el oeste, por donde se produce el acceso a la parcela, lo que nos ofrecía grandes posibilidades, pero la mejor de estas posibilidades, fue, sin duda, los clientes. Una pareja joven, que llegó a nosotros porque querían una “casa cúbica”, resultaron ser unos clientes abiertos y muy sinceros en todos los aspectos, sus necesidades, su economía, sus deseos,… fundamentales herramientas de trabajo para un arquitecto.

La integración en el contexto era primordial, queriendo que este enriqueciese la vida cotidiana de los usuarios y que fuese parte imprescindible del disfrute de la vivienda, más allá de la casa y su programa. La armonía entre lo construido y lo existente nos preocupaba en gran medida.

Nuestras prioridades estaban claras, por un lado

ofrecer el mejor servicio y solución a las demandas del cliente humano, y

ofrecer el mejor servicio y solución a las demandas del entorno existente.

Atendiendo a la topografía les propusimos una “casa semi-enterrada” que se aprovecharía de la orientación y el privilegiado entorno.

La idea de vivienda enterrada es primigenia, realizar un hueco en el que cobijarse. La pendiente era cómplice y sus necesidades básicas. Teníamos que conseguir además trabajar con la luz, garantizando esta en todas las estancias, de ahí la aparición de patios traseros que además permiten ver la roca en la que se enclava. El agua mirando al oeste y la tierra al este. La cubierta volvería a ser del campo haciendo que el volumen desapareciese desde la parte alta de la parcela.

A modo de roca clavada en el terreno, la tosquedad de una sólida estructura de hormigón abujardado, contrasta con los espacios interiores luminosos, los patios para las ardillas y la calidez de sus materiales, pretendiendo de la futura piscina que sea el elemento de mayor presencia.

Respecto a los materiales, la primera decisión fue utilizar materiales duros al uso y amables al trato, que además nos permitiesen aprovechar las posibilidades de inercia térmica que tenía la propuesta, así como el potencial del acabado o diferentes acabados, acomodando siempre estos al presupuesto.

La cubierta utiliza como material de acabado la propia naturaleza, la realización de El hormigón nos permite que el mismo material sea estructura, acabado y diferentes tratamientos. Decidimos utilizarlo abujardado al exterior, de un modo más rudo y sin este tratamiento en los espacios exteriores cubiertos.01reboira_045SABIN-BLANCO_REBOIRA_003_resize

SABIN-BLANCO_REBOIRA_009

Descarga el PDF con más información