comentarios
construcciones

Teñido de telas. Japón

Editado por NuriaPrieto

El tinte color índigo es uno de los más conocidos del mundo, y uno de los más tradicionales en la industria del teñido a lo largo del mundo. Éste se ha utilizado en numerosas culturas desde Egipto a la India pasando por China.

En Japón el término índigo se asocia al tinte indio, sin embargo la técnica tradicional de teñido con este color data del siglo X y se conoce con el nombre de ai-zome. Éste se prepara con cinco materiales básicos: sukumo (hojas de la planta japonesa de índigo), fusuma (trigo), sake, ceniza de abeto y lima.

Para la fermentación de la solución y el posterior teñido de las telas, se realizan dos construcciones. Primero una serie de pozos en los que se fermenta la solución con el pigmento índigo, éstos son circulares, realizados en barro de manera que sean impermeables. En Japón estos pozos suelen disponerse dentro de casetas de madera para protegerlos del excesivo frío o del calor. De hecho los pozos suelen calentarse a una temperatura de 25º que no puede disminuir durante aproximadamente una semana, por ello los pozos de fermentación son construcciones enterradas, para que ésta sea lo más estable posible.

Cuando la fermentación ha terminado, dentro de ella se introducen las telas hasta el fondo del pozo, y se mantienen allí durante unos 15-30min dependiendo de la intensidad de color que se busque. Tras ello se deja la tela secando para que se oxide y así se fije el color y se vuelve azul ya que recién sacada es verde.

Después las telas se lavan en balsas, para limpiar excesos. Estas balsas son construcciones realizadas en las proximidades de ríos o regatos, de manera que el aporte de agua sea continuo y con el caudal suficiente. Suelen ser construcciones de piedra selladas con barro o morteros tradicionales.

2

21

indigo1

OLYMPUS DIGITAL CAMERA