Obras

Parlamento para la comunidad germano-parlante. Atelier Kempe Thill

Editado por NuriaPrieto

Tras la Primera Guerra Mundial, con el Tratado de Versalles en 1919, la zona neutral que rodeaba el municipio de Kelmis, Bélgica y el distrito administrativo de Euper-Malmedy en Bélgica, se anexionaron. Como resultado, miles de alemanes se convirtieron en ciudadanos belgas. Desde entonces se han realizado reformas estatales a gran escala (1968-1971), Bélgica consiste no sólo en las regiones de flamencos y valones junto con Bruselas, sino también en una comunidad alemana reconocida con sus derechos y autonomía. Estos derechos se han desarrollado de forma tenaz en los últimos cuarenta años. Desde 1984, la comunidad ha tenido su propio gobierno así como su parlamento propio con poderes legislativos. Para crear una estructura espacial de trabajo para ello, se decidió albergar el parlamento y la administración dentro de un antiguo sanatorio de principios de siglo XX. Ya que los espacios representativos no existen y el sanatorio ha de ser profundamente rehabilitado, en otoño de 2008, se organizó un concurso internacional para la ampliación y remodelación del sanatorio, que fue ganado por Atelier Kempe Thill.

679-109

Un elemento del paisaje frente a una mansión

Tanto el diseño del concurso como la variante construida tienen el objetivo de relacionar el antiguo edificio a la ampliación con una composición coherente en la que ambos edificios tienen su propio carácter a pesar de formar una unidad arquitectónica. La particularidad delicada de este proyecto es la posición del nuevo elemento con respecto al existente en una colina frente a la casa. Con una apariencia que se desarrolla de manera clásica, cualquier forma de ampliación puede ser fácilmente percibida como una intromisión insensible o como algo demasiado reservado. El diseño ganador se origina de la idea de que el nuevo edificio sería posicionado visiblemente y perfectamente diferenciable aunque con respeto frente al edificio existente mientras encaja en la labor representativa del edificio del parlamento. Como resultado de la naturaleza de la colina en la que se levanta el sanatorio, fue posible disponer un nuevo edificio justo delante con una simple reorganización del terreno. Visto desde el exterior, el edificio existente no sólo se combina con el nuevo edificio sino que entra en una síntesis coherente con él.

El nuevo edificio forma un plinto óptico para el sanatorio, que enfatiza su apariencia arquitectónica y simbólica solitaria. La cubierta y los muros exteriores están completamente cubiertos por plantas trepadoras. Esto resulta en la sensación de un gran ‘cojín de flores’ frente a la entrada del complejo, creando una atmósfera invitante. Este objeto del paisaje se relaciona con la naturaleza del parque como un elemento minimalista. El nuevo edificio es así parte del paisaje y al mismo tiempo un contraste para éste.

En la variante construida, el nuevo edificio tenía que reducirse de tamaño debido a las condiciones del presupuesto. En su ampliación, un gran camino de escalones se sitúa directamente en la entrada principal conectando con el viejo edificio. Como resultado, el carácter del paisaje del nuevo edificio decrece ed. alguna forma y lo que se crea en su lugar es un objeto. El camino de los escalones lleva una simetría axial hacia el sanatorio con una cierta esencia que une arquitectónicamente el nuevo edificio y el paisaje. Entonando el color del revestimiento del viejo edificio del sanatorio con el color y la textura de la fábrica del espacio exterior, y también teniendo en cuenta la intensidad de colores del paisajismo del nuevo edificio, se crea una fuerte coherencia compositiva a pesar de las diferentes condiciones.

679-005

Un ‘nuevo viejo’ sanatorio

El sanatorio estaba muy desfigurado, en la mayor parte debido a las diferentes restauraciones sufridas durante los años sesenta y setenta. La renovación propuesta tenía inicialmente el objetivo de restaurar sustancialmente el edificio, manteniendo la integridad del sanatorio, y la apariencia original del edificio al mismo tiempo. Todos los detalles existentes en el interior, como los suelos de terrazo en vestíbulos y escaleras, fueron reparados y combinados. Las puertas existentes de las habitaciones en los pasillos fueron reconstruidas. En el caso de las ventanas fue necesario, en contraposición con su original con persianas y muchas divisiones, utilizar el equivalente técnico actual. Comparadas con las ventanas antiguas, las nuevas están únicamente divididas en dos planos verticales consiguiendo una apariencia elegante a pesar del moderno y espeso acristalamiento así como las nuevas carpinterías más gruesas. Se necesitaron adaptar también los detalles de cubierta como conjunto, resultado del nuevo aislamiento térmico necesario, la parición de los lucernarios se elevó ligeramente y las proporciones cambiaron. Se utilizó pizarra como material de cubierta como reflejo de la cubierta original.

Más allá de consideraciones sobre los materiales utilizados y los detalles individuales, apareció un gran problema conceptual: uno de los requerimientos era la alta eficiencia energética para conseguir estándar de bajo consumo energético, lo cual de acuerdo con los requerimientos más modernos, excedían por mucho al edificio original y además debían de ser integrados cuidadosamente en el edificio. Para ello se utilizó un sistema de aislamiento de alta calidad y especialmente la integración de un sistema de ventilación y calefacción nuevo basado en pellets que fueron elementos cruciales en el proyecto. Además, se integró un sistema de enfriamiento mediante procesos adiabáticos basados en la evaporación de agua. Esto resultó en la realización de 500 perforaciones en muros y techos, que impactaron de forma importante en la frágil construcción de la estructura original. Por esta razón algunos de los techos fueron sustituidos. Se abrieron muchas canalizaciones de ventilación. Convirtiendo los pasillos en el mejor lugar para acomodarlos, aunque apenas entraban. Además se utilizaron falsos techos que modificaron seriamente las proporciones del espacio, algo que era estrictamente necesario.

Estas condiciones básicas son muy severas, particularmente cuando los costes de la rehabilitación se convirtieron en un fin similar a los costes del nuevo edificio y arrojaron dudas sobre la necesidad de la rehabilitación. Bajo estas condiciones Atelier Kempe Thill buscó un equilibrio para no desfigurar el edificio existente como resultado de su remodelación protegiendo la integridad del edificio o encontrando la forma arquitectónicamente equivalente para los requerimientos actuales.

679-391_m

Interiores escénicos

En el interior la atención arquitectónica se enfocó en la cuestión de la extensión en la cual las diferentes condiciones espaciales del viejo edificio y el nuevo se adaptarían o se diseñarían de forma que trasmitieran fluidez de uno a otro. El vestíbulo y la nueva entrada, debido a su posición parcialmente enterrada bajo el sanatorio se asociaba directamente con una bodega. En este caso, no fue suficiente crear un ambiente espacial brillante mediante ventanas y lucernarios. Al menos tan crucial como la percepción del nuevo edificio, lo es el escenario espacial del vestíbulo tanto para la estructura nueva como para la antigua. Siguiendo la nueva escalera el vestíbulo tiene la función de mediar entre lo nuevo y lo viejo. El vestíbulo se define rigurosamente por una composición espacial simétrica, que une la simetría axial con el vestíbulo y la escalera que se abre mediante grandes huecos en la fachada. Los muros del vestíbulo están revestidos con escayola blanca, mientras que el suelo ha sido revestido con madera aserrada, creando una continuidad espacial. El vestíbulo proporciona una estructura adecuada y flexible para recepciones, exposiciones, etc. Su simetría forma también parte de una simetría axial con el edificio del sanatorio. La composición desde el exterior se coordina con la interior lo máximo posible. Los nuevos espacios subterráneos se dejan como están percibiéndose como suficientemente luminosos.

Los grandes huecos del vestíbulo se acristalan y forman una ventana abierta a las vistas del parque. Esta ventana se combina con una gran ventana-vitrina frente al espacio central en que se mostrarán piezas de arte iluminadas con luz natural. Esto provoca la creación de un espacio con un carácter más limpio y claro, enfatizado por una luz más generosa y más relaciones espaciales.

Como resultado del posicionamiento del nuevo edificio, el vestíbulo plenario es dotado con condiciones ideales para el espacio interior. Se le proporciona un carácter espacial calmado con una excelente vista sobre el parque frente a él, de manera que el paisaje se convierte en una composición fija en el interior. El parlamento eligió la madera como material básico para la sala de reuniones. Esta es una forma de unir el significado tradicional de la cultura de la madera de la región, con su carpintería, que proviene de los bosques de las Ardenas. El deseo del estudio de arquitectura fue el de utilizar la madera de manera literal proponiendo un pabellón monolítico, sobrio y con una sensación espacial moderna. Los requerimientos acústicos fueron cruciales aquí: ya que el pabellón está pensado para hablar en público, requiere una habitación extremadamente acondicionada acústicamente. Ya que los paneles acústicos no permitían la integración dentro del concepto arquitectónico en este caso, se desarrollaron un tipo de paneles especiales con madera aserrada para suelos. La madera aserrada así cortada es habitualmente utilizada en suelos, pero puede sin embargo, servir a otros propósitos siendo colocada sobre rastreles. Ya que se utilizó un elemento de suelo, éste se continuó en muros, techo y suelo creando un aspecto uniforme. Con los rastreles colocados con juntas de 3mm, fue arquitectónicamente posible incorporar los requerimientos necesarios para la absorción acústica, ventilación integrada, juntas en puertas etc., sin huecos visibles y sin deformar la consistente percepción espacial.

679-159