comentarios
construcciones

Casas Sukhala I

Editado por NuriaPrieto

La arquitectura de Gurunsi (kassena) causó una gran impresión en el arquitecto suizo, Le Corbusier. Esta arquitectura, conocida como casas sukhala, forman poblados fortificados en Tiébélé, Burkina Faso. Se trata de construcciones de adobe que se revisten de barro y posteriormente son adornadas con motivos abstractos, que las mujeres de la tribu pintan sobre fachadas y muros.

Las comunidades de Tiébélé se dedican a la agricultura y a la ganadería, prestando especial atención a la artesanía y la pintura como medio de expresión cultural tradicional. Dentro del territorio gurunsi, pueden encontrarse hasta 67 poblaciones que presentan esta tipología arquitectónica, que han conservado durante años.

Para la realización de las pinturas se utilizan los materiales del entorno, extrayendo los siguientes pigmentos: songo (tierra roja) procedente de la roca roja, laterita que forma el terreno; dora o arcilla, que se extrae del lecho fluvial y de color gris, blanco o gris oxidado; nabéo o excremento de vaca que se guardan en jarras; gluant; grafito o kandoè zon que proviene del Pays Nankana; kandoè pongo o caolín; tintormè o cenizas, de los restos de la madera; y kiporo o cáscara cocida del fruto néré; Con el paso de los años y la interferencia con otras culturas, algunas de estas materias primas se han sustituido como por ejemplo el alquitrán o kotal y el petróleo. Especialmente estas dos últimas para conseguir el color negro, ya que el grafito resulta mucho más complicado de obtener.

Los colores se obtienen a partir de las siguientes mezclas: blanco, mediante uin enlucido casi seco de polvo de caolín o a veces tiza; rojo y ocre, con laterita; y negro, con grafito machacado, agua y un aglutinante obtenido a partir de la maceración de la planta del Gombo.

La técnica tradicional de decoración es la siguiente: para realizar el dibujo, en primer lugar se dibuja directamente sobre el muro con un pincel y color negro, luego se realizan muescas y marcas mediante incisión con una piedra de forma adecuada. Una vez terminado esto se modelan motivos añadiendo tierra.

La forma actual para realizarla es la siguiente:

En primer lugar se preparan las mezclas de colores, luego se humedece el soporte, es decir el muro de tierra o terre façonnée. Después se aplica la primera capa de tierra con excrementos de vaca para regularizar la superficie, y se riega con una mezcla muy líquida de excremento de vaca y agua extendiéndolo con la mano. Se aplicará una segunda capa con polvo de laterita (color rojo) y se alisará con una piedra muy lisa.

A continuación se realizan incisiones con una piedra afilada y se aplica el color negro en estas incisiones con un pincel de plumas. Estos dibujos se repasan con una piedra pulida. Seguidamente se aplican los colores blanco o negro entre las líneas que se han marcado, y vuelve a repasarse de nuevo con una piedra pulida. Finalmente se fija este revoco con un líquido resultante de la cocción de las cáscaras del fruto néré, que impide que la decoración se deteriore fácilmente. Esta fijación se realiza con la ayuda de escobas de paja.

por Guillaume & Pauline

por Guillaume & Pauline

Las pinturas de las fachadas, que es lo que caracteriza la imagen de estos poblados, son realizadas a mano, por las mujeres de la tribu, con tintes naturales, de color negro y rojo. Existen algunas diferencias estilísticas entre los poblados. Los kassena aprovechan los recursos del entorno, el barro, la madera, etc. Por ello en algunas viviendas las construcciones son blancas y en otros rojizas, dependiendo de el mayor o menor contenido en arcilla roja o pigmentos rojos o blancos del revestimiento. En algunas viviendas la decoración es exclusivamente con motivos de color negro y en otros negro y rojo.

Agradecimientos: Albert Faus

por Guillaume & Pauline

por Guillaume & Pauline

por Guillaume & Pauline

por Guillaume & Pauline

por Rita Willaert

por Rita Willaert

por Rita Willaert

por Rita Willaert

por Rita Willaert

por Rita Willaert

por Rita Willaert

por Rita Willaert

por Rita Willaert

por Rita Willaert

World monuments Fund

ENLACE