Objetos

Container

Editado por B LopezCotelo

El 26 de Abril de 1956, el empresario norteamericano Malcom MacLean realizó un transporte de mercancías entre Nueva York y Houston. En ese trayecto se utilizaron por primera vez los containers. Hasta ese momento no existía un contenedor genérico y de dimensiones normalizadas que agilizase el transporte, descarga y almacenamiento de productos. Pero el contenedor de MacLean revolucionó el comercio a escala global.

Por jdnx

Por jdnx

La clave de los containers es la estandarización: sus dimensiones son idénticas sea cual sea el producto que contienen y están reguladas por la norma ISO 6346. El ancho, invariable, es de 8 pies (2,44 metros). La altura varía entre 8 pies y seis pulgadas (2,59 metros) y 9 pies y seis pulgadas (2,90 metros), mientras que su longitud oscila entre los 8 (2,44 metros) y los 53 pies (16,15 metros). En Europa, los más habituales son los de 20 y los de 40 pies de longitud. Las cargas máximas admitidas son de 29t para los primeros y 32t para los segundos.

El otro factor decisivo es su adaptabilidad. Dentro del respeto a las dimensiones prefijadas, estos contenedores presentan variantes que los hacen óptimos para el transporte de casi cualquier producto: Los containers básicos, llamados Dry Van, no tienen ventilación ni refrigeración, pero existen modelos que permiten mantener una temperatura determinada durante todo el proceso de traslado de la mercancía. Son los llamados Reefer, que permiten entre otras cosas que la fruta tropical llegue fresca durante todo el año a latitudes con inviernos rigurosos. Otras variantes estancas, los Tank y Flexi-tank, permiten el transporte de líquidos a gran escala. Existen también variantes que carecen de alguna de las caras del prisma, los Open-Top, los Open-Side y los Flat Rack, destinados al transporte de artículos cuyas dimensiones exceden las de un contenedor estándar.

El material más común en su fabricación es el acero o en aluminio, aunque también existen contenedores de madera contrachapada reforzada con fibra de vidrio. El suelo habitualmente es de madera. En todos los casos tienen una puerta o alguna cara desmontable para facilitar la introducción de productos. Los twistlocks son unos dispositivos situados en cada una de sus esquinas para permitir que el container sea enganchado por grúas y asegurado en los camiones destinados a su transporte.

Por diamond-waste.com

Por diamond-waste.com

Por globalsecurity.com

Por globalsecurity.com

Por globalsecurity.com

Por globalsecurity.com

Detalle del twislock de un container. Por chinatwistlocks.com

Detalle del twislock de un container. Por chinatwistlocks.com

Detalle de apilamiento de containers. Por solidcontainers.com

Detalle de apilamiento de containers. Por solidcontainers.com

Detalle de fijación de container. Por usmma.edu

Detalle de fijación de container. Por usmma.edu

Grúa para apilamiento de containers. Por tpub.com

Grúa para apilamiento de containers. Por tpub.com

Grúa para apilamiento de containers. Por Adelaide Archivist

Grúa para apilamiento de containers. Por Adelaide Archivist

Los contenedores tienen otra gran virtud: su geometría prismática hace que se apilen fácilmente y optimicen el espacio disponible. Esta combinación de rigor, imprescindible para un recipiente normalizado, y la extraordinaria variabilidad requerida por las necesidades del mercado ha determinado el éxito de este objeto. Su utilización en las últimas cinco décadas no ha parado de crecer de forma exponencial, y hoy en día uno de los parámetros utilizados para medir la importancia de un puerto es su capacidad de almacenamiento de containers.

Apilamiento de contenedores en un puerto asiático. Por lemoncat1

Apilamiento de contenedores en un puerto asiático. Por lemoncat1

Por Blue Ship

Por Blue Ship

por Mvejerslev

por Mvejerslev

Por Vattenfall

Por Vattenfall

La universalización de los containers supuso un cambio de mentalidad en el transporte de mercancías. Todo se estandarizó adaptándose a las dimensiones de estos elementos, desde los camiones hasta los muelles, pasando por las grúas que permiten la carga y descarga de productos. Los contenedores han transformado los paisajes industriales. La versatilidad de estos objetos ha llevado incluso a su utilización como viviendas prefabricadas. Barrios enteros han sido construidos utilizando como material básico los containers de mercancías. Algo que difícilmente habría imaginado MacLean hace cincuenta años.

BLC