construcciones

Ab Anbar

Editado por B LopezCotelo

El agua es un recurso imprescindible en cualquier asentamiento humano. En Irán, un país que concentra muchas regiones desérticas y semidesérticas, almacenarla y mantenerla fresca ha sido una cuestión de necesidad a lo largo de los siglos. Para cumplir esta función surgieron los Ab Anbar, depósitos subterráneos que abastecían de agua ciudades enteras.

Ab Anbar de Qazvin, s. XIX. Por Dieulafoy.

Su forma varía según la región, predominando los de planta rectangular en Qazvin y los cilíndricos en Yazd.  La planta circular presenta una serie de ventajas, pues al suprimirse las esquinas en el tanque subterráneo de almacenamiento de agua se mejoran sus condiciones higiénicas y se optimiza la distribución de los empujes de la masa de agua sobre las paredes del tanque. Además, la geometría cilíndrica permite una sencilla cubrición con cúpula, estructura visible al exterior y que se ha convertido en símbolo de los Ab Anbar en las ciudades iraníes. Las plantas rectangulares suponen la introducción de columnas para soportar las cubiertas, habitualmente resueltas con grupos de cúpulas en lugar de una. En cualquier caso, estos depósitos de agua eran estructuras resistentes a los terremotos, lo que ha permitido su conservación hasta la actualidad.

El material de construcción contribuyó a su estabilidad. Sus robustos muros, que en ocasiones alcanzaban los 2 metros de espesor, eran construidos con unos ladrillos específicos llamados Aj Ab Anbari, ligados con un mortero que creían totalmente impermeable conocido como sarooj. Esta pasta estaba formada por una mezcla de arena, cal, barro, ceniza, huevo y pelo de cabra.

Por eshare

Por eshare

Por qiv

Por qiv

Por ljmid

Por ljmid

Por Ivan Mlinaric

Por Ivan Mlinaric

Por tilo driessen

Por tilo driessen

El tanque de almacenamiento de agua no era accesible para los habitantes de la ciudad. Esta medida pretendía evitar la contaminación de los recursos acuíferos. Los grifos de abastecimiento se situaban en una zona previa escalonada conocida como Sar-dar. En algunos casos el Sar-dar era una estructura exenta,  en otros estaba unido al depósito de agua.

Junto con la cúpula y el Sar-dar, las torres de ventilación conocidas como bagdir determinan el aspecto exterior de los Ab Anbar. Estas estructuras funcionan por efecto Venturi, explotando la diferencia de presión existente entre  la zona baja y la zona alta. La efectividad de estas  torres de ventilación, unida al extraordinario aislamiento que ofrecían los muros perimetrales, permitía mantener el agua fresca todo el año. En la región de Yazd, mucho más cálida que la norteña Qazvin, la proliferación de estas torres ha llegado a caracterizar el perfil urbano de sus ciudades.

secc
Por Brian J MacMorrow

Por Brian J MacMorrow

Por Germán Vogel

Por Germán Vogel

Por Germán Vogel

Por Germán Vogel

Por Mary Loosemore

Yazd, Irán. Por Mary Loosemore

Torres de ventilación en Yazd, Irán

Torres de ventilación en Yazd, Irán

Torre de ventilación en Yazd, Irán

Torre de ventilación en Yazd, Irán

Torre de ventilación en Yazd, Irán

Torre de ventilación en Yazd, Irán

Por fflorijn

Por fflorijn

Por ddokosic

Por ddokosic

La conservación de los Ab Anbar era fundamental, lo que llevaba a realizar inspecciones y limpiezas anuales. Las paredes del tanque se revestían de un compuesto salino que impedía la contaminación del agua. El control de la calidad y distribución correspondía a un Meerab, y se hacía mediante una red de conductos subterráneos llamados qanat. Algunas casas contaban con Ab Anbar propios para abastecerse de agua regularmente, pero siempre dependían de estas canalizaciones y de la voluntad del Meerab para llenar su depósito, pues estaban conectados a los enormes tanques públicos.

Solían tener un tamaño importante , pero el de  ab-Anbar en Qazvin es uno de sus más sorprendentes, tiene una altura de16m y es la mayor construcción abovedada en Irán.

por ksmshots

por ksmshots

La rotunda presencia de sus cúpulas y la delicada decoración de sus umbrales, hizo de los Ab Anbar estructuras singulares en las ciudades iraníes durante siglos, a la altura de los palacios y  las mezquitas. Un signo de la sacralización del más escaso y vital de los recursos.

BLC+CQE