Objetos

Airstream Clipper

Editado por B LopezCotelo

Al regreso de la primera expedición lunar, Neil Armstrong y el resto de la tripulación del Apolo 11 fueron puestos en cuarentena hasta que se certificó que no portaban agentes patógenos. Durante este período fueron alojados en la Mobile Quarantine Facility, una versión adaptada de la caravana Airstream Clipper. Era el año 1969 y la Airstream se había convertido en un icono del estilo de vida americano.

La idea de vivienda móvil está muy ligada a la idiosincrasia estadounidense. Los pioneros recorrieron durante el siglo XIX enormes distancias hacia el Oeste buscando nuevas tierras donde asentarse. Las caravanas, tiradas por caballos, contenían todo aquello que era indispensable para la vida. Ya en las primeras décadas del siglo XX, cuando la expansión hacia el Oeste se había completado, surgieron nuevos diseños de caravanas. Pero ahora ya no eran caballos, sino coches,  los que tiraban de las casas.

Nixon con la tripulación del Apolo 11 en la Mobile Quarantine Facility. Por ninfinger.org

Nixon con la tripulación del Apolo 11 en la Mobile Quarantine Facility. Por ninfinger.org

Uno de estos nuevos modelos de caravana se hizo pronto popular entre la clase media americana: la Airstream Clipper, creada por Wallace Merle Byam en 1936 como evolución de modelos anteriores. Byam había comenzado a construir caravanas a finales de los años veinte en el jardín de su casa de Los Ángeles, y unos años más tarde había adquirido la Bowlus Company, factoría vinculada al diseño aeronáutico responsable de la construcción del avión con el que Charles Lindbergh había cruzado el Atlántico en 1927. El diseño de Byam se basó en los de Bowlus. Pero los cambios que introdujo revolucionaron la idea de vivienda móvil, al convertirla en un producto mucho más eficaz. En primer lugar situó el chasis entre las ruedas y elevó la cubierta, haciendo el habitáculo mucho más amplio. Trasladó la puerta del frente a un lateral, y esto permitió modificar toda la parte frontal. Desaparecieron las aristas y, como material de revestimiento, se empleó el aluminio por la ductilidad y ligereza de sus chapas. La forma final del habitáculo es similar a una gota, optimizando así su comportamiento aerodinámico. Es aquí donde la influencia de la industria aeronáutica se hace más obvia.

02_dosmanos

01_dosmanos

Publicidad de la Airstream Clipper. Por palicastudios.com

Publicidad de la Airstream Clipper. Por palicastudios.com

A consecuencia de estos ajustes de diseño, la Airstream Clipper optimizó la relación resistencia-peso, hasta el punto de poder ser impulsada por un hombre en bicicleta. La perfecta aerodinámica del modelo permitió disminuir sensiblemente el consumo de gasolina y alcanzar mayores velocidades. Además, el diseño tenía una imagen perfectamente reconocible, lo que reforzó su condición de icono. El primer modelo de la Airstream Clipper empezó a comercializarse en el año 1936. Paulatinamente, el diseño interior de la caravana se fue refinando. Se incorporaron instalaciones de electricidad y agua corriente, e incluso un sistema de aire acondicionado. La Airstream reflejaba en sus evoluciones la prosperidad de la sociedad americana en el período de entreguerras.

Por palicastudios.com

Por palicastudios.com

EPSN0007

DSC05779

DSC05727

Por fp.images.autos.msn.com

Por fp.images.autos.msn.com

Por flatrock.org.nz

Por flatrock.org.nz

Por Wisconsin Historical Society

Por Wisconsin Historical Society

El comienzo de la Segunda Guerra Mundial en 1945 supuso un descenso en la producción de caravanas. El aluminio era en esos años un material imprescindible en la industria bélica, que monopolizaba su utilización. Tras la campaña, Byam reanudó la producción de la Airstream, introduciendo todos los avances tecnológicos de las décadas posteriores. La durabilidad de estas caravanas es extraordinaria: hoy continúan en uso el 60 por ciento de las que han sido producidas a lo largo de setenta años.

Por Jacob Davies

Por Jacob Davies

Por Jacob Davies

Por Jacob Davies

Por Jacob Davies

Por Jacob Davies

Por sofafort

Por sofafort

Por daryl mitchell

Por daryl mitchell

Por uberculture

Por uberculture

Desde principios de los años cincuenta, el propio Byam condujo a grupos de entusiastas de la Airstream a diferentes puntos del mundo con la caravana a cuestas. Esto derivó en la creación de una sociedad internacional que concentra a apasionados de la vivienda móvil, el Wally  Byam Caravan Club. Desde entonces se han construido hasta una docena de parques Airstream en Estados Unidos, donde los dueños de las caravanas pueden alquilar o comprar una parcela. Paradójicamente, el emblema de la vivienda móvil también necesita un lugar donde detenerse.

BLC