hipòtesis d’arquitectura

Editado por

Centre de Lectura de Reus. 9 de febrero de 2012 de 18 a 21 horas

El contexto social y económico actual es una buena oportunidad para reflexionar sobre la constante crisis de sentido, de objetivos y de medios de nuestro oficio de arquitectos.

Proponemos unos debates donde, partiendo de una nuevas hipótesis de trabajo, nos haremos preguntas sobre los supuestos –los prejuicios- de lo que habitualmente entendemos como inamovible e incuestionable en la profesión. Temas sobre los cuales los arquitectos siempre han hablado pero que casi nunca han llevado a la práctica. Constantes de todas las épocas que, quizás ahora que sabemos que –por suerte- nada será como antes, hace falta repensar y practicar entre todos.

1. energía

Hasta ahora, la acción de construir ha comportado siempre una destrucción de recursos. ¿Se podría hacer una construcción que se integrara en los ciclos naturales –el sol, la lluvia, el viento, el tiempo…? ¿Que no entropizara, sino que generara vida?

2. habitar

¿Si el arquitecto es un experto en posibilitar diversas maneras de habitar, y en transformar lugares con el fin de mejorar la salud y el ánimo de los usuarios, como cambiarían nuestras casas/ciudades/territorios si proyectáramos desde estos posibles usos? Investigando como se vivirán –más que como se verán- y qué provocan los sistemas/cosas/lugares que materializamos. ¿Se podría hacer una construcción que mejorara la salud y la felicidad de sus habitantes?

3. técnica

Como vemos hoy, cuando falta dinero no se contratan arquitectos. Se pide el servicio de un arquitecto cuando hay excedentes. ¿Podrían los arquitectos ser más necesarios en situaciones de falta de recursos que en tiempos de abundancia? ¿Cómo podría un arquitecto ayudar, facilitar y economizar –no sólo en presupuesto- el proceso de construcción y todo el ciclo de vida de un proyecto, sin dificultarlo ni encarecerlo? ¿Y de pasada, no pensar en él, en su carrera, sino en lo que se le pide?

4. aprender

Desde hace tiempo, el aprendizaje del oficio de arquitecto se inicia en la universidad. El aprendizaje reflexivo-abstracto de la arquitectura –aprender a pensar- es necesario, pero los planes de estudio actuales y de la mayor parte de la historia separan este pensar del hacer –aprender a construir. El aprendizaje de la relación inseparable entre proyectar y construir se hace o bien mediante prácticas en despachos o mediante la prueba-error de los primeros encargos, que va en detrimento de la calidad y del servicio al usuario. Si a construir se aprende construyendo, en el contexto actual y futuro de menos construcción, ¿cómo adquirirán los arquitectos jóvenes esta experiencia? Quizás ahora más que nunca hace falta replantear esta separación entre pensar y hacer en la formación del arquitecto para no provocar un empobrecimiento de nuestra cultura arquitectónica. ¿Cómo puede ser este nuevo aprendizaje?

Los debates están abiertos a todos los asistentes. Para introducirlos, pedimos a un grupo de ponentes que nos expliquen sus hipótesis:

1.energía Sala Fortuny

9 de febrero de 2012, de 18 a 21h

Salvador Rueda

Alfons Soldevila

Coque Claret y Dani Calatayud

Daniel González

Jesús Cardona

H arquitectes

2.habitar Teatre Bartrina

13 de septiembre de 2012, de 18 a 21h

Joaquim Sempere

Víctor López Cotelo

Emiliano López y Mónica Rivera

Curro Claret

Francisco Cifuentes

Anna y Eugeni Bach

3.técnica Teatre Bartrina

14 de febrero de 2013, de 18 a 21h

Ponente pendiente de confirmar

Pau Pérez

Carlos Quintáns

Toni Barceló

Gerard Puig y David Sebastian

Claudi Aguiló

4.aprender Teatre Bartrina

19 de septiembre de 2013, de 18 a 21h

Ponente pendiente de confirmar

Javier García-Solera

Toni Gironès

Carles Muro

Ferran Grau

Pere Buil

Cristina Goberna y Urtzi Grau