comentarios
construcciones

Ingenios. Cuba

Editado por NuriaPrieto

El azúcar ha sido a lo largo de la historia un bien de intercambio comercial entre países al igual que la sal. Durante la alta edad media la península ibérica comerciaba con Madeira y Canarias. Con el descubrimiento de América, el cultivo de la caña de azúcar, que ya se conocía en dichas latitudes es un bien fundamental. La producción de azúcar adquiere una dimensión que comienza a desligarse de la producción artesanal a pequeña escala, para constituirse en una gran industria que genera grandes beneficios. En 1760 España ya había creado una línea de comercio, haciéndose con el monopolio de la producción de azúcar. A cambio había industrializado dicha producción con la construcción de grandes azucareras. Entorno al año 1880 el azúcar era el negocio más floreciente de la isla, especialmente debido al comercio con EEUU, que compraba el 82% de su producción. Este tipo de industria funcionaba con mano de obra no remunerada, esclavos, que dejaron de serlo por orden del gobierno español en 1820, lo cual provocó el declive de la industria, incrementando el coste de producción y consecuentemente el precio del azúcar. Muchos industriales españoles se trasladaron a la isla como los Van de Valle para desarrollar las nuevas infraestructuras.

28238146

Las fábricas de azúcar cubanas se denominan Ingenio y son construcciones que derivan directamente de las fábricas españolas. Las fábricas copiarán el sistema productivo de la remolacha. Para ello utilizan un molino central de tracción animal en que se muele la caña, que luego se filtrará y cocerá. Años más tarde este molino será sustituido por molinos impulsados por vapor. El primer sistema era de rodillo vertical, el segundo de rodillo horizontal. Los ingenios utilizaban a los esclavos como lucumíes, carabalíes, congos, minas, bibíes, gangaes y otros, quienes en muchos casos escapaban convirtiéndose en hombre libre o cimarrones.

Sistema de rodillos patentado por Niles

Sistema de rodillos patentado por Niles

La actividad azucarera presenta dos etapas: el periodo de zafra y el tiempo muerto. El periodo de zafra se corresponde con el corte de la caña y su traslado a la industria mediante ferrocarril o carro. Tras ello, la caña se cortaba y se separaba para ser introducida en la maquinaria extractiva del ingenio. El tiempo muerto, solía trasladarse al domingo, y era el tiempo en que era necesario mantener la maquinaria. Entorno a 1850 estos tiempos muertos se realizaban un domingo de cada diez días (llamando domingo al día descanso aunque no lo fuese), en ese tiempo se lavaban los molinos, las pailas, manceras, calderas etc. El mantenimiento resultaba esencial para que no se perdiera la sacarosa durante el proceso de fermentación. La actividad en la azucarera era ininterrumpida, con un sistema continuo de producción en dos turnos o faenas, esto también garantizaba a los esclavistas una disminución en las revueltas.

Modern-sugar-mill,-plantation-Rosario-at-Aguacate,-Cuba-FOREIGN-GEOG___-painting-artwork-print

La industria azucarera solía componerse de varias partes: por un lado las naves de almacén de la caña y naves de almacén del azúcar ya procesado; naves de producción a las cuales llegaba un sistema hidráulico con el aporte de agua necesario para la producción azucarera; la nave en que vivían los esclavos y la hacienda en que habitaba el dueño. Todas las azucareras incorporaban una torre por la que salían losa gases derivados de la combustión en los procesos de hervido. Las partes y tamaño de las mismas podían variar en función a la mayor o menor mecanización, al tamaño de la fábrica (había fábricas que tenían línea de ferrocarril propia) y a la época en que se construya la industria.

Dentro de las naves de producción aparecen el molino, al principio de tracción animal y luego de vapor, y los tanques en que se producía el hervido y limpieza del líquido que se extraía de la caña. Posteriormente con el secado se formaba el azúcar. En Cuba llegaron a existir hasta 160 ingenios, de las cuales se conservan pobremente documentadas unas 90, algunas de ellas aún en producción. Las centrales de producción más grandes fueron las de Morón, 597t azúcar; Delicias, 564t de azúcar; y Manatí con 456t de azúcar. Muchas de las fábricas cambiaron su nombre tras la Revolución Castrista. En el siguiente link pueden consultarse sus nombre originales, su estado actual y localización.

Azucarera 1907

sugar14

sugar15

por El Bibliomata

por El Bibliomata

por El Bibliomata

por El Bibliomata

ingeniosteresa149detallea450

cuban-mills-3

cuban-mills-9

cuban-mills-11

cuban-mills-6

cuban-mills-8

cuban-mills-12

cuban-mills-45

cuban-mills-1

ABDALA PUPO, Óscar Luis, La producción azucarera en el Valle Central y en el resto de la jurisdicción santiaguera (1837-1868). Universidad de Oriente, Santiago de Cuba, 1999