Referencias

Habitar la noche : Hans Scharoun y la casa unifamiliar como vehículo de exploración proyectual en los años del Tercer Reich

Editado por C.Quintans

Rafael Guridi García, Tutor: Emilio Tuñón

245

Hans Scharoun entre 1933 y 1945 se vuelca, casi obsesivamente, en la realización de una serie de casas unifamiliares, diseñando un total de ventiséis proyectos, de los que llegará a construir dieciocho, las últimas de fecha tan tardía como 1944, en un Berlín ya gravemente herido bajo las bombas y la guerra. La vivienda representa un campo de relativa libertad, que posibilita el establecimiento de una línea de investigación personal en la que las cuestiones de lenguaje pasan momentáneamente a un segundo plano. Las casas Schminke, Mattern, Baensch, Scharf, Moll, Möller, Mohrmann trazan un camino de progresiva valoración de lo singular y específico —frente a lo universal y abstracto, preconizados desde el canon moderno— de atención al contexto, entendido este de una manera amplia, con el que se establece, no una dependencia estática de causalidad, sino una relación de mutua interdependencia, activa y variable en espacio y tiempo. Conceptos como heterogeneidad, ambigüedad o indeterminación, cuya presencia gravita en el debate arquitectónico especialmente a partir de la segunda mitad del siglo veinte, se introducen en estas casas, mas como una ampliación del repertorio moderno que como un cuestionamiento frontal a sus postulados. Lo que interesa de las casas de Hans Scharoun no es su mayor o menor calidad individual, los aciertos o errores específicos en cada caso, sino el proceso que las liga en una común trayectoria. Una trayectoria no lineal, sino densamente ramificada, con numerosas bifurcaciones, vías sin salida y reencuentros. Tal y como señaló Hugo Häring “Scharoun se movía totalmente en el campo de lo orgánico, en espacios tan multidimensionales como un árbol”.2 Mas allá del alcance de cada proyecto, la serie completa plantea una línea de investigación cuyas raíces se pueden ya rastrear en los dibujos utópicos de los primeros años veinte, y cuyas últimas ramificaciones se prolongan hasta la tardía segunda etapa del arquitecto: Toda la obra posterior a la guerra se asienta en el laboratorio privado de experiencias desarrollado en estas casas de los años treinta.

ENLACE