Objetos

Flyer I

Editado por B LopezCotelo

Sabes, Gabor,

Si pudiera pensar a qué dedicarme, distinto de la arquitectura,

escribiría un nuevo cuento de hadas,

porque del cuento de hadas surgieron los aviones,

las locomotoras, y esos maravillosos instrumentos: nuestras mentes…

Todo surgió del ‘maravillamiento’1.

El hombre siempre ha querido llegar un metro más lejos, un segundo más rápido, que quienes le precedieron. Por eso existen los cuentos de hadas. Y el cuento de hadas que escribieron los hermanos Wright fue que el hombre era capaz de volar.

'Maquinas voladoras en el año 2000'. Dibujo de principios del siglo XX

'Maquinas voladoras en el año 2000'. Dibujo de principios del siglo XX

Orville y Wilbur Wright regentaban una fábrica de bicicletas en Dayton, Ohio, y durante la última década del siglo XIX habían comenzado a interesarse por la aviación. En ese momento los ensayos con máquinas voladoras se sucedían en diferentes lugares del mundo, aunque la duda se centraba en cómo sería el aparato que permitiese al hombre alcanzar un sueño tan antiguo como él mismo.

En Alemania, Otto Lilienthal experimentaba con planeadores, mientras el francés Chanute indagaba en sistemas que otorgasen mayor estabilidad a esos mismos aparatos.

Muchos otros habían intentado recurrir a motores de vapor para fabricar máquinas más pesadas pero cuya potencia les permitiese despegar por sus propios medios. Así, desde que en 1843 el inglés William Henson patentara la primera aeronave provista de motor, hélice y alas fijas, las evoluciones de esta idea comenzaron a surgir aquí y allá: Clément Ader en Francia, Hiram Stevens Maxim en Gran Bretaña, Samuel Pierpont Langley en Estados Unidos o Aleksandr Mozhaiski en Rusia probaron diferentes inventos que supusieron avances en el sistema de propulsión y el diseño aerodinámico, aunque ninguno de ellos consiguió el propósito de realizar un vuelo tripulado y controlado.

Los hermanos Orville y Wilbur Wright. Por taringa.net

Los hermanos Orville y Wilbur Wright. Por taringa.net

Vuelo con planeador de O. Lilienthal, 1895. Por Archivo del Museo Otto Lilienthal

Vuelo con planeador de O. Lilienthal, 1895. Por Archivo del Museo Otto Lilienthal

Intento de vuelo de S.P. Langley, 1903. Por wikipedia.org

Intento de vuelo de S.P. Langley, 1903. Por wikipedia.org

En 1901 todo cambió. Gustave Whitehead había nacido en Alemania y allí había trabajado como asistente del pionero Lilienthal. Años más tarde emigró a Estados Unidos y comenzó a llevar a cabo sus propios ensayos. Éstos comenzaron a tomar un camino muy diferente a los de Lilienthal cuando decidió implementar un motor cuya potencia permitiese el despegue de la máquina. Desarrolló entonces dos prototipos, el modelo Número 21 y el modelo Número 22, ambos monoplaza.

Con el primero de ellos, Whitehead, consiguió efectuar el primer vuelo a motor tripulado de un aparato más pesado que el aire. Lo hizo el día 14 de Agosto de 1901, en Bridgeport, Connecticut. Los periódicos Bridgeport Herald, New York Herald, y Boston Transcript recogieron la hazaña al día siguiente, pero Whitehead cometió el error de no registrar ninguno de sus aeroplanos. Aunque en 1902 volvió a efectuar un vuelo –esta vez sobre Long Island, Nueva York-, su trabajo tardó generaciones en ser reconocido.

Prototipo de Whitehead, 1901. Por flyingmachines.org

Prototipo de Whitehead, 1901. Por flyingmachines.org

Mientras tanto, en Kitty Hawks -una zona de Carolina del Norte con vientos constantes- los hermanos Wright habían comenzado a probar sus inventos. Tras dos años de pruebas, en 1902 desarrollaron el Glider, cuyo diseño sirvió como base al prototipo definitivo: el bautizado como Wright Flyer I. A finales de 1903 estaban preparados para realizar el que –al menos a su parecer- sería el primer vuelo controlado de un aeroplano.

El 17 de Diciembre, Orville Wright se puso a los mandos del aparato y en el primer intento consiguió mantenerse en el aire durante 12 segundos, cubriendo la exigua distancia de 36 metros. Este vuelo supuso, sin embargo, un hito: Orville demostró que era capaz de controlar el viraje del Flyer, y de este modo se abrió una nueva etapa en la historia de la aeronáutica. A lo largo de ese mismo día, los hermanos llevaron a cabo otras tentativas en las que llegaron a recorrer 260 metros en 59 segundos.

El Wright Flyer I era un biplano fabricado con la pesada madera de abeto que Orville y Wilbur tenían a su disposición en los bosques cercanos a Kitty Hawks. Su motor había sido construido por un empleado de los Wright, Charlie Taylor, tras haber comprobado que los motores de automóvil no eran adecuados para el Flyer.

El piloto se acomodaba en la parte inferior del ala, en una cuna a cuya base se ataban los cables que permitían girar simultáneamente las alas y el timón de profundidad. Este mecanismo era el control de dirección del aeroplano.

Orville Wright con un planeador, 1901. Por eltamiz.com

Orville Wright con un planeador, 1901. Por eltamiz.com

Los hermanos Wright con un modelo de planeador. Por taringa.net

Los hermanos Wright con un modelo de planeador. Por taringa.net

Ensayos con el Glider, 1902. Por taringa.net

Ensayos con el Glider, 1902. Por taringa.net

Ensayos con el Glider, 1902. Por taringa.net

Ensayos con el Glider, 1902. Por taringa.net

Primer vuelo del Flyer I, 1903. Por taringa.net

Primer vuelo del Flyer I, 1903. Por taringa.net

Pero la controversia sobre el invento de los Wright radica en su autosuficiencia: el Flyer no era capaz de despegar por sus propios medios. Para alzar el vuelo necesitaba el auxilio de una catapulta y un sistema de raíles, ya que su motor no ofrecía la propulsión suficiente para un despegue. Aunque el 18 de Diciembre de 1903 los periódicos constataron el éxito del Wright Flyer I, no existe consenso en cuanto a su reconocimiento como pioneros de la aviación.

El brasileño Alberto Santos Dumont fue el primer hombre que consiguió llevar a cabo un vuelo en un circuito preestablecido y bajo la supervisión de especialistas, periodistas y ciudadanos. Fue en 1906, en la ciudad de París, y –a diferencia de los Wright- su modelo 14-bis fue capaz de despegar con el impulso del motor del vehículo. La hazaña de Dumont, que jamás registró patentes y legó sus descubrimientos al dominio público, fue verificada por el Aeroclub de Francia.

Santos Dumont en el 14-bis. Por Encyclopedia Britannica

Santos Dumont en el 14-bis. Por Encyclopedia Britannica

Postal francesa:Santos Dumont en el 14-bis. Por dominiopublico.gov.br

Postal francesa:Santos Dumont en el 14-bis. Por dominiopublico.gov.br

La aviación continuó su evolución en los años posteriores a 1907, y la Primera Guerra Mundial descubrió su utilidad como instrumento bélico. Al inicio se pensó en los aviones como un medio para observar los movimientos de las tropas enemigas, pero una vez allí arriba pronto comenzaron a utilizarse para dejar caer proyectiles. Los aviones revolucionaron el modo de librar las batallas, y convirtieron la contienda en la más sangrienta de la historia de la humanidad hasta ese momento. Las naciones desarrolladas invirtieron en investigación y fabricación de aparatos aeronáuticos, pero una vez firmado el armisticio surgió la duda de qué pasaría con los avances alcanzados. Fue entonces cuando algunos constructores como William Boeing comenzaron a fomentar el uso de los aviones para el correo postal. Boeing incluso imaginó que algún día servirían para el transporte de grandes cantidades de pasajeros, y que sería necesario construir aeropuertos en las grandes ciudades. Ése fue su cuento de hadas.

BLC

Notas:

1.KAHN, Louis en Louis Kahn. Conversaciones con estudiantes. Barcelona, Gustavo Gili, pag. 17