Obras

Hotel Remota. German del Sol

Editado por B LopezCotelo

DESCARGA AQUI PDF CON MAS INFORMACION

El hotel Remota tiene algo de casa,

y algo de plaza, en cuanto acoge

a viajeros de un mundo ancho y diverso,

en un lugar remoto mas allá de su casa.

El hotel es un lugar donde se detiene

el viajero que pasa,

a descansar y a rumiar

las experiencias del viaje,

porque tal vez si no para, y piensa,

no repara en lo que hace.

Quizá lo que no se piensa, no pasa.

guy-1-130

El viajero avanza hacia lo extraño,

para encontrar lo propio,

Toma distancia quizá,

para ver su vida  en perspectiva,

sin los detalles cotidianos que confunden,

y no dejan ver la totalidad.

Esa totalidad que a veces se trata de resumir

en un propósito, “yo responderé”,

o al final en una lápida, “ Hizo lo que pudo”.

La arquitectura del hotel Remota

busca por eso, igual que una plaza,

abrir un espacio para mostrar

aquello que hay de único e irrepetible,

en la cultura y naturaleza de la Patagonia;

aquello que la curiosidad del viajero espera

para sacarlo de sí mismo, y volverlo un niño

que descubre y juega con lo que pasa afuera.

Abre un espacio como quien abre

un claro para ver el bosque,

y construye así un lugar, separándolo

de la pura extensión geográfica.

La arquitectura transforma

la extensión geográfica de la naturaleza

en un lugar favorable

para que la vida pasajera del viaje

llegue a una cierta plenitud;

que uno se diga,

..”con esto tengo bastante”….

La arquitectura del hotel Remota ofrece

entre potreros y huertos de Puerto Natales,

un lugar favorable para detenerse

en el  ir y venir de los viajes,

y contemplar la majestuosa vastedad

presente en la plaza abierta y vacía de cosas,

que no sean sugerencias

que  muestren a cada uno, lo que lleva consigo.

Se trata de abrir una plaza en el corazón del hotel,

en busca de la vastedad

a veces monótona de la Patagonia,

que ha prestado su vacío fecundo

a la imaginación de gente de todo el mundo.

No solo a los que viajan, también a los que leen

y sueñan despiertos sin salir de su casa.

La arquitectura del hotel recoge

el vacío magnífico de la Patagonia,

y evita aquellas cosas de la ciudad

que no son indispensables,

para que el viajero pueda disfrutar de lo esencial

como un privilegio.

guy-1-201

guy-1-216

Dice Jorge Teillier en “Los Dominios Perdidos”:

“Pues lo que importa no es la luz que encendemos

día a día,

sino la que alguna vez apagamos

para guardar la memoria secreta de la luz.

Lo que importa no es la casa de todos los días

Sino aquella oculta en un recodo de los sueños”…

La arquitectura del hotel trata también

de ser un motivo de alegría para el viajero,

que después de andar y andar,

como un ovejero vagando con sus perros,

descubre a lo lejos la luz amarillenta del hotel

a través de los cortes verticales

de las ventanas en los muros,

y la promesa de un tibio interior para descansar.

La alegría de encontrar signos de vida

dispersos en la vastedad casi desierta.

Pequeños signos que animan la imaginación,

tanto o más,

que el exceso de estímulos de la ciudad.

Dice Jorge Teillier:

“Pero no importa que los días felices sean breves….

pues siempre podremos reunir sus recuerdos,

así como el niño castigado en el patio

encuentra guijarros para formar brillantes ejércitos.”

Texto: Germán del Sol

Maquetación: BLC

DESCARGA AQUI PDF CON MAS INFORMACION

Obra: Hotel Remota

Arquitecto: Germán del Sol

Colaboradores: J.L. Ibáñez, F. Schüler, C. Venegas

Año: 2005

Emplazamiento: Puerto Natales, Chile

Fotografías: Guy Wembourne/ Turek

[mappress]