comentarios

One thought on “Lámpara Potence

Comments are closed.

Objetos

Lámpara Potence

Editado por B LopezCotelo

‘Lo que usted hace me interesa enormemente…estoy construyendo una casa nueva en París, necesito una verja’. Quien hablaba era Robert Mallet-Stevens. Frente a él, un joven Jean Prouvé. Apenas superados los veinte años, se había presentado en París y había mostrado sus diseños a aquellos que en ese momento estaban definiendo un nuevo modo de hacer arquitectura. ‘Le haré un dibujo y le mandaré un presupuesto’, respondió Prouvé. ‘¡Ni dibujo ni presupuesto, mándeme una verja!’ 1, zanjó Mallet-Stevens. Y la verja supuso para Prouvé el inicio de su colaboración con la vanguardia arquitectónica, de un constante ir y venir entre su taller de Nancy y París, y, sobre todo, la consolidación de un modo de hacer basado en la experimentación y la construcción. Ni dibujos ni presupuestos.

Jean Prouvé. Por manosdemimbre.files.wordpress.com

Jean Prouvé. Por manosdemimbre.files.wordpress.com

Jean Prové había nacido casi al mismo tiempo que el nuevo siglo. Hijo de Victor Prouvé, pintor y artesano de Nancy, había crecido entre la escuela de su ciudad y el taller de su padre. Quizá por eso, siempre supo traducir con agilidad el pensamiento en acción.  Porque Prouvé era, ante todo, artesano forjador. El hombre que colaboró con Mallet-Stevens, Charlotte Perriand o Le Corbusier, se formó entre hornos, yunques y martillos en el taller de un herrero de provincias, Émile Robert. En ese lugar, y en las veladas que su padre organizaba con artistas e intelectuales de Nancy, Jean Prouvé comenzó a entender que todo aquello que hiciese debía tener un solo objetivo, la expresión de su época. Y que la observación de la naturaleza podía ofrecer muchas respuestas: ‘¿Ves como se une la espina al tallo de esta rosa?…como el pulgar de la mano. Todo eso está bien hecho, es sólido…y, a pesar de todo, es flexible’ 2. Esta lección de Victor Prouvé condicionó el modo de ver el mundo de su hijo Jean. Sus muebles, sus fachadas, sus lámparas no son muy distintos de esa lógica primaria que sitúa cada cosa en su lugar y permite encontrar su justa medida.

Prouvé dibujando. Por htca.us.es

Prouvé dibujando. Por htca.us.es

La lámpara Potence no es una excepción. Prouvé la diseñó en 1950 como parte de un proyecto mayor, concebido como una exploración de la vivienda prefabricada en climas tropicales. En esa vivienda ligera, cuya estructura ganaba sección allá donde las solicitaciones mecánicas lo exigían y cuya cubierta permitía la circulación de aire para climatizar el interior, la iluminación artificial fue resuelta con una pieza frágil, más próxima a un brazo huesudo que a un refinado diseño académico.

Tras su apariencia ingenua, la Potence esconde muchas de las líneas básicas del modo de hacer de Prouvé. Su extravagante austeridad parece no dejar lugar al análisis pero, tras una mirada detentida, las palabras de Victor Prouvé, la exhortación de Mallet Stevens, parecen manifestarse con más claridad que nunca: la Potence es resultado inequívoco de un proceso de depuración formal, de una detenida observación de las necesidades y posibilidades del objeto y es, ante todo, consecuencia de un proceso empírico, de un hacer indisolublemente unido a un pensar.

Así se entiende la voluntad de no esconder nada: un largo brazo de 2,25 metros pivota gracias a un tirador situado en su extremo inferior y un cable tensa el mecanismo. Una placa metálica empotra la lámpara al paramento vertical al tiempo que esconde el contacto con la red eléctrica. En el extremo opuesto, la luz. Una simple bombilla, tan carente de ornamento como el resto del conjunto. Porque en su anatomía evidente, la lámpara de Prouvé parece replicar a la propia bombilla: un sencillo bulbo de cristal que encierra los delicados filamentos capaces de transformar en luz la energía eléctrica.

Montaje de la Maison Tropicale, París. Por i.treehugger.com

Montaje de la Maison Tropicale, París. Por i.treehugger.com

Lámpara Potence en la Maison Tropicale. Por jmgobet

Lámpara Potence en la Maison Tropicale. Por jmgobet

Lámpara Potence, comercializada por vitra. Por vitra.com

Lámpara Potence, comercializada por vitra. Por vitra.com

Lámpara Potence en la Maison Tropicale. Por visualsyntax.net

Lámpara Potence en la Maison Tropicale. Por visualsyntax.net

Potence en una muestra de Prouvé. Por sign-transmit.img.jugem.jp

pr

Las piezas de Prouvé son hoy muy apreciadas. Sus formas lógicas y desnudas, su confianza absoluta en el proceso industrial y su implícito rechazo a una actitud historicista las han convertido en muestras de un siglo, el XX, en el que cambiaron muchas cosas. Sus lámparas, sus sillas, sus casas no nacieron del trazo iluminado de un artista ni de las abstractas elucubraciones de un filósofo, sino de la mano de un hombre que, en su vejez, confesaba: ‘Todo lo que he hecho en la vida, lo he hecho muy sencillamente, sin plantearme preguntas demasiado profundas’ 3.

BLC

1. Conversaciones con Jean Prouvé [Ed. Gustavo Gili, 2005], p.14

2. Op. Cit. , p. 12

3. Op. Cit, p.11