comentarios

One thought on “Renault 4

Comments are closed.

Objetos

Renault 4

Editado por B LopezCotelo

Su belleza es su mecánica. Así explicaba el departamento de publicidad de Renault el particular diseño del que sería, con el paso del tiempo, el coche emblemático de la marca. El Renault 4 no era un vehículo nacido de la inspiración de un trazo sobre papel, tampoco era un bólido comparable a los veloces modelos de otras marcas, pero consiguió mantenerse en producción durante treinta años y alcanzar los ocho millones de unidades fabricadas. Tal vez el diario francés L’ Equipe fue el primero en comprenderlo. Tras la presentación del Renault 4, el 28 de Agosto de 1961, lo definió como ‘un coche que perdona todo’.Publicidad del Renault 4 en España. Por motorspain.com

La idea de un vehículo versátil y resistente había nacido años atrás. Pierre Dreyfus, director de la entonces llamada Regié Nationale des Usines Renault, era consciente del cómodo dominio que el Citroën 2cv ejercía sobre el mercado de los utilitarios franceses en la década de 1950. El vehículo ideado por Bertoni y Lefebvre era duro, barato y fiable. Dreyfus quería para Renault un vehículo de prestaciones similares, asequible, con oficio y ajeno a las efímeras modas del diseño. Resumió su petición en ‘un vehículo que sea como unos pantalones vaqueros.’ .Y los ingenieros se pusieron a trabajar.

Pierre Dreyfus. Por renaultoloog.nl

Pierre Dreyfus. Por renaultoloog.nl

En Renault existía un precedente, el R 4-4. Se trataba de un vehículo de gama baja pero de enorme resistencia, equipado con un motor de cuatro cilindros que le permitía alcanzar los 100 Km/h. Desde 1947, había cubierto las expectativas de mercado de Renault y había vencido las 24 horas de Le Mans y la Mille Miglia de Brescia. Pero el cambio generacional era inevitable y el vehículo llamado originariamente a ser su sucesor, el Renault Dauphine, no había estado a la altura del 4-4. La empresa dio entonces un giro en su estrategia y se centró en la producción de un vehículo aún más asequible y adaptable a entornos tanto rurales como urbanos. Así comenzó el desarrollo del R4.

Renault 4-4. Por cochesdeocasion.es

Renault 4-4. Por cochesdeocasion.es

Renault Dauphine. Por blogys.net

Renault Dauphine. Por blogys.net

Prototipo de Renault 4, 1959. Por usuarios.multimania.es

Prototipo de Renault 4, 1959. Por usuarios.multimania.es

Los trabajos comenzaron en 1958, bajo la denominación proyecto 112. Las primeras decisiones definieron las líneas generales de un diseño austero que fue capaz de sobrevivir tres décadas: el motor sería el del Renault 4-4, la tracción sería delantera -lo que exigió un desarrollo de las juntas homocinéticas de los ejes- el chasis sería autoportante, su sistema de refrigeración estaría herméticamente sellado y su caja de cambios se situaría en su parte delantera. El prototipo incluiría, por exigencia explícita de Dreyfus, una quinta puerta trasera que haría accesible el maletero, y debería responder a una de las demandas fundamentales del usuario medio: la suspensión. Para competir con el 2cv debía demostrar su resistencia en los caminos secundarios franceses. El R4 resolvió el problema elevando su chasis del suelo y recurriendo a las barras de torsión, lo que permitía restar menos espacio al habitáculo. El modelo de Citroën, con su suspensión de muelle, era insuperable en el rural, pero la conducción normal del Renault 4 resultaba más sencilla.

Planimetría del R4. Por the-blueprints.com

Planimetría del R4. Por the-blueprints.com

Renault 4. Por designboom

Renault 4. Por designboom

Interior del R4. Por designboom

Interior del R4. Por designboom

Renault 4 de 1961. Por usuarios.multimania.es

Renault 4 de 1961. Por usuarios.multimania.es

El éxito comercial fue inmediato. Renault promocionó el nuevo modelo estacionando doscientos R4 blancos frente al palacio Chaillot en Octubre de 1961 y permitiendo su conducción de manera gratuita. Francia conoció así el R4, y los pedidos para todo el país superaron los 7500 ejemplares ese mismo año. El vehículo comenzó a ser fabricado a partir de 1963 en España, Portugal, Marruecos, Zaire o Madagascar. Seis de cada diez vehículos eran ensamblados fuera de Francia.R4 en producción. Por designboom

Ejemplar 5.000.000. Por usuarios.multimania.es

Surgieron variantes del modelo, como la versión furgoneta, además de ediciones limitadas como la Rodeo, Parisienne, Safari o Jogging, lanzadas a lo largo de dos décadas para renovar la oferta del R4.  Sin embargo, los cambios respecto al prototipo inicial fueron escasos. Sólo en 1965 y 1974 se llevaron a cabo ajustes estéticos que afectaron a los faros delanteros y la parrilla de ventilación. Se introdujeron también evoluciones en el motor, que con el paso de los años adquirió mayor cilindrada y permitió al R4 alcanzar una mayor velocidad punta. Pero el vehículo era, en esencia, el mismo que había sido presentado al mundo en el Salón del Automóvil de París en 1961.  Ni siquiera se corrigieron errores como la fragilidad de la carrocería, incapaz de resistir la intemperie en determinados ambientes o de soportar golpes fuertes, ni los problemas en la evacuación de agua. Renault perpetuó, con sus defectos y virtudes, el diseño original.

Publicidad de la versión furgoneta. Por via64.net

Publicidad de la versión furgoneta. Por via64.net

Variaciones del R4. Por carsoftheworld.eu

Variaciones del R4. Por carsoftheworld.eu

R4 adaptado para la asistencia en carretera. Por motor.terra.es

R4 adaptado para la asistencia en carretera. Por motor.terra.es

Publicidad de R4. Por motorspain.com

Publicidad de R4. Por motorspain.com

Parece que Dreyfus tenía razón. El automóvil imaginado por el director de Renault en los años 50 sigue vigente como uno de los vehículos más populares de la segunda mitad del siglo XX. Favorecido por el crecimiento de las clases medias europeas, alcanzó descomunales cuotas de mercado y quedó impreso en el imaginario colectivo como icono de un momento. A pesar de ser un coche que desde el principio huyó del diseño refinado. Porque su belleza siempre fue su mecánica, como la del motor rugiente que era ‘más hermoso que la Victoria de Samotracia’.

BLC