Objetos

playmobil

Editado por B LopezCotelo

Sólo miden siete centímetros y medio. La crisis del petróleo de los años setenta derivó en un aumento del precio del plástico, material básico en la industria juguetera. Geobra, empresa alemana que en la década anterior había basado su éxito en la venta de hula-hops, necesitaba adaptarse a la nueva situación, así que centró sus esfuerzos en la fabricación de figuras humanoides de reducidas dimensiones, como exigían los tiempos. Así surgieron los playmobil. En 1971, Hans Beck trabajaba en la fábrica de Geobra en Zirndorf, Alemania. El propietario de la empresa, Horst Brandstätter, le encargó el desarrollo de una nueva línea de productos, y su propuesta fue una serie de coches de pequeño tamaño acompañados de figuras humanas. Beck entendió rápidamente que las posibilidades de desarrollo de estas figuras eran tales que debían ser los protagonistas de la nueva producción en lugar de los propios vehículos. Brandstätter era mucho más escéptico, lo que supuso una ralentización en el desarrollo de los futuros playmobil. Tres años más tarde, sin embargo, la empresa presentó el nuevo juguete en el Salón de Núremberg. Y el éxito fue inmediato.

Horst Brandstätter y Hans Beck. Por rosaspage.com

Horst Brandstätter y Hans Beck. Por rosaspage.com

Dibujo de Hans Beck. Por las-palabras-magicas.blogspot.com

Dibujo de Hans Beck. Por las-palabras-magicas.blogspot.com

Dibujo de Hans Beck. Por las-palabras-magicas.blogspot.com

Dibujo de Hans Beck. Por las-palabras-magicas.blogspot.com

pareja de 1976

pareja de 1976

niñas 1981 1990

niñas 1981 1990

Beck había acertado en la creación de las figuras. Para su diseño, el ingeniero se había basado en los dibujos infantiles, en cuyas caras sonrientes faltaba a menudo la nariz. Sólo la cabeza, las extremidades y la cadera eran articuladas en los primeros prototipos, pero la ingente variedad de complementos hacía de playmobil un juguete extremadamente versátil que estimulaba la imaginación de los niños. Geobra bautizó la creación de Hans Beck como klickys. Las dimensiones de las figuras respondían a dos voluntades concretas: por un lado, debían caber en un bolsillo, y por otro debían permitir un notable ahorro de material frente a los juguetes tradicionales. Los siete centímetros y medio de estatura de los click satisfacían estos dos objetivos.

Las primeras series de playmobil fueron un éxito comercial en Alemania. Las esquemáticas figuras diseñadas por Beck estaban rodeadas de accesorios que permitían a los niños crear complejos mundos personales. España era entonces un país con una economía modesta, pero los niños también jugaban. Así que la empresa Famosa llegó a un acuerdo con Geobra para producir clicks en su fábrica de Onil bajo licencia alemana. Denominó famobil a su nuevo producto, palabra híbrida nacida de la unión de famosa y playmobil. La empresa llamó a los muñecos masculinos clicks y a los femeninos clacks, y nunca llegó a producir todo el catálogo disponible en Alemania: algunas series habrían resultado demasiado caras para una economía como la española. Famosa creó además algunas figuras propias relacionadas con la idiosincrasia del país: así nació, por ejemplo, el ‘caballero español’. Los famobil desaparecieron entre 1982 y 1983, cuando la matriz alemana comenzó a fabricar ella misma los clicks en España.

Caballero español de famobil. Por lepoupeedechiffon.wordpress.com

Caballero español de famobil. Por lepoupeedechiffon.wordpress.com

playmobil (1)

playmobil

Las primitivas figuras originales fueron ganando complejidad. Las manos se hicieron articuladas, y las figuras femeninas  se fueron diferenciando cada vez más de las masculinas. Del mismo modo, los complementos se diversificaron hasta reproducir granjas, barcos, naves espaciales y casi cualquier estructura imaginable. La empresa siguió creciendo, a pesar de que ya desde el inicio tuvo que hacer frente a la competencia de imitadores: la juguetera húngara Schenk fabricó durante décadas unas reproducciones de clicks con plástico de baja calidad sin licencia de Geobra. Hoy los tiempos han cambiado y la amenaza viene de China.

Barco pirata de playmobil. Por ionlitio.com

Barco pirata de playmobil. Por ionlitio.com

Isla de playmobil. Por ionlitio.com

Isla de playmobil. Por ionlitio.com

Arte urbano inspirado en playmobil. Por mant

Arte urbano inspirado en playmobil. Por mant

Los clicks se han convertido en icono para las generaciones crecidas en Europa en los últimos veinte años. Algunos de los niños de entonces tienen hoy capacidad adquisitiva suficiente para coleccionar las piezas que en su día fueron juguetes. Otros son artistas, y los clicks se han transformado en protagonistas de sus obras. El juguete nacido en el centro de Alemania se extendió como un virus por toda Europa y alcanzó el estatus de símbolo, aunque en España dejó tras de si una disputa generacional relativa a su nombre: famobiles para los nacidos en los setenta, playmobiles para los nacidos en los ochenta. Tal vez por eso, los pragmáticos alemanes decidieron llamarlos clicks.

BLC