Objetos

Aspiradoras

Editado por B LopezCotelo

A mediados del siglo XIX, el inventor estadounidense Daniel Hess patentó un artefacto llamado barredora de alfombras. La máquina pretendía sustituir los tradicionales cepillos. Su mecanismo incluía un sistema de fuelles en su parte superior que generaba succión, así como una “cámara de agua” que capturaban el polvo. El aire, aseguraba Hess, era purificado al atravesar el mecanismo. Posteriormente, en 1869, Ives McAffey inventó la primera máquina con los componentes básicos de una aspiradora moderna, a excepción de un componente fundamental: el motor eléctrico. En su artefacto, la succión era generada por un ventilador unido a una manivela  a través de una cinta. El escaso éxito comercial de su aspiradora le llevó a proponer el uso de motores eléctricos, pero nunca consiguió que la compañía para la que trabajaba creyese en su proyecto. Con el cambio de siglo, en 1902, el inglés H. Cecil Booth inventó una gran aspiradora con motor. Sus enormes dimensiones obligaban a transportarla sobre un carro. La succión era generada con una bomba y, aunque su tamaño impedía que la máquina fuera introducida en el edificio a limpiar, una manguera de 30 metros de longitud podía ser manejada por un operario para llevar a cabo los trabajos. Entre los clientes de Booth estaba la Reina Victoria. Su invento demostró ser eficaz en la eliminación de gérmenes cuando fue contratado para limpiar los barracones portuarios, considerados un peligroso foco de infección. Tras la limpieza, las plagas desaparecieron.

Aspiradora de Daniel Hess,1860

Aspiradora de Daniel Hess,1860

aspiradora de Cecil Booth, 1902

aspiradora de Cecil Booth, 1902

Aspiradora de Mc Affey, 1869

Aspiradora de Mc Affey, 1869

Hatlinger Champion, 1873

Hatlinger Champion, 1873

Aspiradora de vapor, siglo XIX

Pocos años después, en Ohio, un conserje llamado Murray Spangler decidió construir una versión eléctrica de la máquina de Booth. En 1907 inventó su aspiradora, con una caja de madera, una funda, un motor y un ventilador. Un instrumento que ha sido la base de las aspiradoras modernas. Spangler intentó vender, con éxito notable, su máquina puerta por puerta. Tras una de esas puertas vivía la mujer del destacado peletero William Hoover. Este hombre pronto entendió el potencial de la máquina de Sangler, la aspiradora conocida como Modelo O, y se hizo con la patente. Así nació la Hoover Vacuum Cleaner Company, que pronto se convirtió en líder del mercado de aspiradoras en los Estados Unidos.

Aspiradora de Spangler, 1907

Aspiradora de Spangler, 1907

En la década de 1920, la preocupación higienista de la sociedad americana hizo de las aspiradoras un electrodoméstico cada vez más habitual. Así, en el año 1936, un trabajador de la compañía de Hoover llamado Henry Dreyfuss diseñó el Modelo 150, mucho más ligero y maniobrable que sus antecesores, al incorporar materiales como la baquelita y las aleaciones de magnesio. Su aspecto, aún siendo industrial del mismo modo que las aspiradoras más antiguas, transmitía una sensación de limpieza e higiene que ayudó a su éxito comercial. Hoover mantuvo su dominio en el mercado a pesar de la competencia de empresas como Singer y Montgomery Ward.

Aspiradora Hoover, década de 1920

Aspiradora Hoover, década de 1920

Publicidad de la aspiradora Hoover, década de 1920

Publicidad de la aspiradora Hoover, década de 1920

La evolución del diseño industrial tras la incorporación de nuevos materiales desarrollados para la Segunda Guerra Mundial tuvo su efecto en el diseño de las aspiradoras. Muchos profesionales de prestigio buscaron un modelo más ligero, manejable y eficiente a partir de los años 50. Uno de los productos que surgió como respuesta a las nuevas posibilidades fue la Spalter, de los hermanos Achille y Pier Giacomo Castiglioni. Su diseño elegante y ligero, su carcasa de plástico rojo brillante y su portabilidad hacían de la Spalter un producto muy atractivo. Podía colgarse como una bolsa gracias a un tira de piel, que también podía ajustarse para funcionar como asa. El cuerpo de la aspiradora estaba dividido en dos partes: una albergaba el motor y otra el filtro y la bolsa para acumular el polvo. Su carcasa podía abrirse fácilmente para vaciar esta bolsa. La aspiradora destacó por su diseño mínimo y por el uso de materiales innovadores. Exploró las posibilidades de diferentes plásticos rígidos y flexibles. Pero fue un rotundo fracaso comercial que sólo estuvo en producción entre 1956 y 1960. El tiempo, sin embargo, demostró que las intuiciones de los hermanos Castiglioni eran ciertas. Muchos diseños actuales derivan de la compacta aspiradora Spalter.

Aspiradora Spalter, 1956

Aspiradora Spalter, 1956

Aspiradora Spalter, 1956

Aspiradora Spalter, 1956

BLC

Links: www.vachunter.com