Objetos

Citroën DS

Editado por B LopezCotelo

Flaminio Bertoni era escultor. De eso no hay duda. También era arquitecto y había participado en el diseño de coches emblemáticos para Citroën desde los años treinta, como el revolucionario Dos Caballos. A principios de la década de 1950, la marca francesa comenzó desarrollar un nuevo prototipo que redefiniría su posición en el mercado y la consolidaría como empresa pionera en la industria de la automoción. Bertoni era quien debía imaginar el coche del futuro. Así nació el Citroën DS.

Flaminio Bertoni. Por lsds.it

Flaminio Bertoni. Por lsds.it

La expectación en torno al nuevo modelo de Citroën era enorme desde años antes de la eclosión del diseño definitivo. En 1952, la revista L´Auto-Journal había publicado unas imágenes del prototipo, pero el desarrollo del DS continuaría durante tres años más. Citroën no daba pistas sobre el aspecto final de su nuevo coche. Hasta que en Octubre de 1955, en el Salón del Automóvil de París, se presentó al público la obra maestra de Flaminio Bertoni: el Citröen “Déesee”. O, traducido, el Citröen Diosa. Miles de personas habían acudido a la presentación del vehículo y no parecían defraudadas. Ante ellos, el automóvil que supuso una revolución estética en la Europa de la posguerra.

Bocetos previos al diseño definitivo. Por thoroughbred-cars.com

Bocetos previos al diseño definitivo. Por thoroughbred-cars.com

Bocetos previos al diseño definitivo. Por thoroughbred-cars.com

Bocetos previos al diseño definitivo. Por thoroughbred-cars.com

Bocetos previos al diseño definitivo. Por thoroughbred-cars.com

Bocetos previos al diseño definitivo. Por thoroughbred-cars.com

El Citröen DS era diferente a los vehículos diseñados hasta ese momento por una razón: su carrocería era continua, un único gesto resolvía su envolvente de delante a atrás. El ensayista francés Roland Barthes explicó la fascinación que el DS ejerció sobre el público europeo de mediados del siglo XX: “Sabemos que lo continuo es siempre atributo de perfección, porque su contrario desvela una operación, técnica y muy humana, de ajuste: la túnica de Cristo no tenía costuras, al igual que las aeronaves de ciencia ficción, que son de un metal sin uniones”. Era tal vez la pieza más escultórica que se había colocado sobre cuatro ruedas.
Planimetría del Citroën DS. Por avtomobilj.narod.ru

Planimetría del Citroën DS. Por avtomobilj.narod.ru

Presentación del prototipo, Octubre de 1955. Por cochesmiticos.com

Presentación del prototipo, Octubre de 1955. Por cochesmiticos.com

Citroën DS. Por cochesmas.com

Citroën DS. Por cochesmas.com

Citroën DS. Por citroen_cars.com

Citroën DS. Por citroen_cars.com

Citroën DS descapotable, 1968. Por citroen_cars.com

Citroën DS descapotable, 1968. Por citroen_cars.com

Tras el prototipo había también un importante desarrollo mecánico, pero esto nunca comprometió la radical decisión estética de una piel continua. Se eliminaron las rejillas de ventilación laterales, se integraron los faros en el perfil del vehículo y se introdujeron suaves curvas en las ventanas frontales y traseras. El DS era un coche de lujo, y sus prestaciones respondían a este perfil. Contaba con dirección asistida, frenos hidráulicos, una caja de cambios semiautomática y una extraordinaria suspensión hidroneumática que lo hacía apto para todo tipo de carreteras. El entusiasmo que despertó en el público desbordó la capacidad de la marca. El día de su presentación, Citroën recibió 12000 solicitudes de su nuevo automóvil.

Suspensión hidroneumática del Citroën DS. Por initialdave.com

Suspensión hidroneumática del Citroën DS. Por initialdave.com

A pesar de su extraordinario éxito comercial, los problemas no tardaron en surgir. La fiabilidad del DS no era óptima. El circuito hidráulico fallaba con frecuencia, lo que obligó a Citroën, por un lado, a realizar ajustes en su diseño y por otro a impartir clases entre sus empleados que no estaban habituados a la tecnología del nuevo modelo. La evolución del DS fue constante desde la segunda mitad de la década de 1950: se comenzó a fabricar una versión económica conocida como Citroën ID, se diseñó un modelo más largo que contaba con siete plazas, posteriormente adaptado como ambulancia, se aumentó de manera progresiva la potencia del motor y, en 1967, se modificó la parte delantera del vehículo para solventar los problemas de iluminación. Este cambio supuso la mayor variación estética con respecto al modelo original, ya que la carrocería hubo de adaptarse a los enormes faros carenados orientables. Su nuevo perfil le valió en España el sobrenombre de Tiburón.

Focos del Citroën Tiburón. Por benschke

Focos del Citroën Tiburón. Por benschke

Citroën Tiburón. Por BiERLOS

Citroën Tiburón. Por BiERLOS

La capacidad del vehículo para capturar la imaginación de sus contemporáneos se hizo evidente en las reproducciones de su figura fusiforme. El cómic y el cine lo adoptaron desde su lanzamiento al mercado como símbolo del diseño de su momento e inspiración para los vehículos del futuro. Muchos mostraron su admiración por el modelo de Citroën. Entre ellos, los arquitectos ingleses Alison y Peter Smithson, que incluyeron el DS en las fotografías de alguna de sus obras más icónicas. Alison incluso escribió “AS in DS”, libro basado en apuntes escritos y dibujados mientras recorría el paisaje inglés a bordo de un DS. El entusiasmo generado en torno al modelo de Citroën fue tal que Barthes llegó a compararlo con las catedrales góticas francesas como “gran creación de su época concebida con pasión por artistas desconocidos y consumida en su imagen misma, o más bien en su uso, por un pueblo entero que se adueña a través de ella de un objeto perfectamente mágico”. Lo equiparaba así al gran símbolo de Francia.

Citroën DS en "Spirou y Fantasio". Por psa-peugeot-citroen.com

Citroën DS en "Spirou y Fantasio". Por psa-peugeot-citroen.com

Publicidad del DS,1959. Por timescorrespondents.typepad.com

Publicidad del DS,1959. Por timescorrespondents.typepad.com

Citroën DS frente al Upper Lawn Pavillion. Por adaptivereuse.net

Citroën DS frente al Upper Lawn Pavillion. Por adaptivereuse.net

A diferencia de las catedrales, la industria de la automoción evoluciona rápido. En Abril de 1975, tras casi un millón y medio de unidades producidas, Citroën suspendió la fabricación del DS. El modelo se había quedado obsoleto en sus prestaciones. En su lugar, lanzó al mercado el Citroën CX. Pero ese modelo nunca llegó a trascender su época como había hecho el prototipo dibujado por Bertoni. Porque el Citroën CX sí tenía costuras.

 BLC