Obras

Rehabilitación del Parlamento en Stuttgart. Staab Architekten

Editado por NuriaPrieto

Fotografías: Markus Ebener

El Parlamento de Stuttgart fue el primer Parlamento de nueva planta en Alemania después de la Segunda Guerra Mundial. Construido entre 1959 y 1961 por la administración pública bajo el Prof. Horst Linde basándose en el proyecto ganador del concurso de Kurt Viertel y según los planos y ejecución de obra de Erwin Heinle, además de su relevancia histórica destaca por un planteamiento claro de proyecto, que se extiende a todas las plantas del edificio. La decisión de utilizar un nuevo lenguaje formal y un desarrollo de espacios fluidos tras una fachada transparente, es hoy en día aún, una expresión del nacimiento de aquella joven democracia.

La dramaturgia espacial del edificio se basa en el contraste entre una malla ortogonal de volúmenes organizados con sus grandes entradas y la sala de plenos eneágona y revestida de madera, como un gran símbolo, situada en el centro del edificio. La tarea de modernizar el edificio y transformar la concentración hermética de las salas interiores, plantea la cuestión de cómo conseguir una iluminación natural y una mayor transparencia visual junto a las necesarias innovaciones técnicas en la sala de plenos, sin intervenir demasiado en edificio preexistente Básicamente se plantea un objetivo muy claro, utilizar un edificio del patrimonio histórico conforme a su función originaria, de manera que la relación entre función y diseño del edificio se mantenga. Con este planteamiento se tiene que considerar cuidadosamente los cambios que sean realmente necesarios, para convertir el edificio, según sus exigencias, en un moderno espacio de trabajo.

Nuestro enfoque de proyecto tenía pues como objetivo no alterar la imagen del edificio en el contexto histórico. El efecto de pieza aislada, que en cuanto al diseño contrasta con el castillo nuevo y la Ópera, se basa en los distintos grados de transparencia de la fachada acristalada respecto de su entorno urbano. El revestimiento de bronce y los vidrios coloreados engloban las dos últimas plantas en un contundente cubo, el cual levita sobre una planta baja retranqueada y transparente. A este efecto contribuye la “quinta fachada“ del edificio, una ligera cubierta inclinada textil, la cual sólo se percibe desde los edificios más altos de los alrededores; desde la perspectiva de la calle se ve una arista reducida.

Nuestro concepto preveía desde el principio integrar en la cubierta los lucernarios para la iluminación de la sala de plenos. La solución elegida, lucernarios de sección circular de distintas dimensiones, crea el efecto de haber sido colocados de manera aleatoria sobre el tejado y aunque testimonian que ha habido una intervención en el patrimonio histórico, se disimulan perfectamente con la estructura de la cubierta.

La característica imagen del edificio se mantiene de manera cuidadosa, como es el caso de los paneles de la fachada, que han sido meticulosamente limpiados, manteniendo la delicada pátina original.

Para conseguir mantener la imagen del proyecto de 1961, la cubierta se construyó en forma de bivalvo. Bajo una capa de chapa perforada se ocultan todas las aberturas de aire de entrada y de salida. Las compuertas de extracción de humo están integradas en el plano de la chapa y los lucernarios se solapan con la capa de impermeabilización. Para mejorar la insuficiente estanqueidad de la cubierta existente, se cambió la capa inferior de la estructura de la cubierta de chapa ventilada, que por motivos de poca inclinación no funcionaba, en una estructura de cubierta plana.

Del mismo modo, las soluciones para la mejora del comportamiento climático de las oficinas cumplen la condición de no alterar la fachada: se propone un segundo cerramiento acristalado por el interior, de manera que desde fuera no es perceptible. Ésta doble fachada tiene la función de “cámara térmica“ y en este espacio, entre la fachada existente y la nueva, se instala el sistema de protección solar a resguardo de los agentes atmosféricos externos. De esta manera, se mejora el confort en los despachos y se ahorra energía en calefacción y refrigeración.

El deseo de que la sala de plenos ofreciera una mayor apertura y transparencia hacia los espacios que la circundaban implicaba un cambio fundamental en la concepción del edificio.

La tensión que se produce entre el espacio fluido de los vestíbulos y pasillos y el concentrado de la sala de Plenos, refuerza el diálogo abierto/cerrado, enriqueciendo el concepto espacial.

Por un lado, la geometría poligonal de la sala de plenos revestida con paneles de madera es suficientemente potente, junto con cuatro grandes aperturas en las paredes de la sala, para competir con éxito frente a los espacios del vestíbulo y la geometría ortogonal de las oficinas y la fachada. Por otro lado, estos grandes huecos crean ahora una nueva relación de la sala de plenos hacia el vestíbulo y más allá con las zonas verdes del jardín superior del castillo. El contacto entre el pleno y el mundo exterior refleja una mayor proximidad con la ciudadanía y aporta a crear un clima de trabajo más distendido.

Iluminación natural

Con este mismo espíritu, se persigue el segundo objetivo de cambio. La sala de plenos tiene que estar iluminada con luz natural para romper con la sensación de un espacio encerrado. Es primordial cuando no hay contacto visual con el exterior. Por eso decidimos, junto a la apertura de la sala de plenos, afrontar una segunda intervención fundamental respecto al concepto espacial originario: la sala estaba revestida de madera, tanto la pared como el techo, y este último se transforma en una superficie translúcida en la que varios lucernarios de sección circular permiten ver el cielo. Los lucernarios reducen la sensación óptica debido a su forma troncocónica que atraviesa el espesor de la cubierta de tal manera que parece que el cielo se aproxime al borde mismo de los lucernarios sobre la sala. Además, se dispusieron pequeños focos de luz en la cubierta, los cuáles junto con la luz difusa de los lucernarios, logran el efecto de una iluminación natural uniforme. La dimensión y posición de los lucernarios se integran en la estructura de la cubierta del edificio existente de manera que ésta queda esencialmente intacta.

En el borde del revestimiento de madera comienza la superficie luminosa creada con planchas de PETG que convierte la anterior sala introvertida en un agradable y amplio espacio en el que se perciben todos los cambios de la luz exterior, ya sea condicionada por el clima, la luz diurna o la estación del año.

Como reminiscencia de la antigua sala se trasladan los listones de madera del revestimiento original de la cubierta en el revestimiento de las paredes y hacen también de enlace con los revestimientos originales restaurados de la parte exterior de la sala.

La sensación de amplitud se fomenta gracias al desplazamiento de las cabinas de control audiovisual a los lados de la sala de plenos. Así se consigue una libre disposición de los asientos hasta debajo de la galería y se puede ofrecer un espacio mayor para los diputados. Las mesas y sillas se hacen a medida según las exigencias geométricas del espacio y permiten un ajuste sencillo de la distribución de escaños después de las elecciones.

Los revestimientos en los vestíbulos y oficinas se han restaurado o copiado, recuperándose el luminoso color original de madera. El efecto de luminosidad en el vestíbulo principal y en la sala de plenos se enfatiza a través de un suelo de losetas de moqueta con junta oculta y muy fácil de reponer. Los muebles empotrados en las oficinas reproducen el diseño de los muebles que había originalmente incorporándoles los mecanismos técnicos necesarios.

Las soluciones de iluminación artificial de luz directa e indirecta están sujetas al objetivo de un bajo consumo de energía, remarcar la estructura del edificio y mejorar las condiciones de trabajo. Con una discreta iluminación nocturna, se aprecia también de noche la belleza y esencialidad del edificio.

Esperamos que el edificio ofrezca durante muchos años un espacio en el que desarrollar un trabajo con confortabilidad y que además se mantenga como testimonio vivo de la historia de la ciudad.

Volker Staab, Staab Architekten Berlin

Descarga *.pdf con más información AQUÍ