Obras

Ampliación de la Ikastola de Urretxindorra. BAT (Bilbao Architecture Team) y Arrutiark

Editado por NuriaPrieto

Fotografías: Aitor Estévez

La posición de los nuevos volúmenes se ha planteado de forma estratégica para evitar perder superficie de patio: el edificio educativo se eleva creando debajo una nueva zona de recreo cubierta, además de aprovechar la cubierta para huertas. En cuanto al nuevo edificio comercial, se conecta su cubierta con la planta primera del edificio educativo para aprovecharla como zona de recreo. Gracias a este esquema se consiguen multiplicar y diversificar las zonas de recreo, ganando metros cuadrados edificados y evitando perder suelo ocupado.

Sencillez organizativa

Teniendo en cuenta que existen dos promotores para dos edificios diferentes (la ampliación de Urretxindorra y el nuevo edificio de uso comercial), se ha tenido que ejecutar con dos direcciones de obra y dos constructoras, pero ambas de forma simultánea y coordinada. Se ha buscado una solución común de fachada para los dos edificios para unificar el volumen.

Respecto a la organización del edifico, sigue un esquema de fácil lectura, ayudando al usuario a situarse en todo momento. Prueba de ello es la distribución en planta, en la que se ha optado por un pasillo lineal que une los núcleos de comunicación situados en los dos extremos. En ambos núcleos también se sitúan los paquetes húmedos y los cuartos técnicos. A los lados del pasillo se separan todas las aulas de forma simétrica. Además, todas ellas siguen un esquema de colores según el curso al que pertenecen, lo que contrasta de manera destacada con el color blanco y gris que luce todo el edificio. La inclusión de esos tonos llamativos y fáciles de recordar es una prueba más de la sencillez con la que se ha organizado.

Luz matizada

En sección, gracias al uso de mamparas de vidrio a media altura en el pasillo, se permite la entrada de luz y se mantienen visuales de forma cruzada.

Además de plantear una distribución clara, se ha mantenido en todo momento la máxima relación visual entre el interior y el exterior, utilizando grandes vidrios

que, en ocasiones, van de suelo a techo. No obstante, teniendo en cuenta el uso y la necesidad de la protección solar, se ha optado por una solución de chapa microperforada con diferentes diámetros dependiendo del programa de cada estancia. Este tipo de soluciones actúan como filtro entre el espacio interior y el sol, obteniendo como resultado una luz difusa, agradable para el uso docente.

Por otro lado, se mantiene cierta privacidad de cara al exterior, teniendo como resultado una piel aparentemente opaca de ritmo horizontal con grandes cristaleras rasgadas, mientras que desde el interior se sigue percibiendo el exterior a través de la chapa microperforada.

En la fachada se utilizan diferentes pieles para conseguir profundidad y cierta complejidad: una primera capa microperforada blanca unifica la imagen del volumen y oculta los diferentes huecos que responden al programa interior; una segunda capa de microperforado actúa como protección solar del interior. La última capa de vidrio y panel frigorífico hace de cerramiento.

Descarga *.pdf con más información AQUÍ