Detalles

Aplicaciones arquitectónicas del GRC: productos y proyectos

Editado por David Mimbrero

Dentro de la industria de la construcción, además de la fabricación de elementos autoportantes, ornamentales o de mobiliario urbano, el GRC se emplea fundamentalmente en la construcción de paneles de revestimiento de fachada. Las delgadas láminas, de alrededor de 1 cm de espesor, se caracterizan por su ligereza, su alta resistencia a flexión, tracción e impacto, impermeabilidad, resistencia a los agentes atmosféricos e incombustibilidad.

En placas de tamaño intermedio, fijadas a una subestructura, el GRC es una alternativa a los materiales tradicionales de la fachada ventilada. Frente a los revestimientos de madera, el GRC ofrece la ventaja de ser incombustible (Clase A1) e inalterable a la intemperie, por lo que no requiere mantenimiento ni siquiera en climas extremos.

Rieder

En el Refugio alpino en el Monte Skuta, Eslovenia, realizado por OFIS architects y AKT II en colaboración con estudiantes de la Harvard University Graduate School of Design, se han utilizado los paneles Öko Skin de Rieder. Con  13 mm de espesor y formato alargado (1800 x 147 mm en el tamaño básico y hasta 2500 x 302 mm en el tamaño máximo), las placas se pueden mecanizar fácilmente en obra.

Foto: Lukas Schramm, Ditz Fejer

También son fabricados por Rieder los paneles Concrete Skin utilizados en la vivienda unifamiliar de Kessler Architektur en Maishofen. Con un ancho de 1200 mm y un espesor de 13 mm, se suministran en largos estándar de 3600, 3100 y 2500 mm. La carta de colores de Rieder es amplísima y para cada color se ofrecen tres texturas superficiales.

En placas de revestimiento de fachada de gran tamaño, el sistema más extendido es el del tipo Stud-Frame, formado por una lámina de GRC unida a un bastidor de acero que hace de marco estructural. Permite dimensiones de paneles de hasta 20 m2 con un óptimo aprovechamiento de materiales. El aislamiento térmico puede colocarse entre los propios perfiles de la subestructura o proyectarse directamente por la cara posterior del panel. El peso del sistema oscila entre los 45 y 60 kg/m².

Foto: Duccio Malagamba. Axonometría: TECTÓNICA©Rodrigo Muñoz

A este tipo pertenecen los paneles del proyecto de la Sede judicial en Antequera, de Ignacio Laguillo y Harald Schönegger. Los paneles, fabricados por Preinco, están formados por una lámina de entre 10 y 20 mm de espesor de GRC unida a un bastidor de perfiles tubulares de acero galvanizado.

Axonometría: TECTÓNICA©Rodrigo Muñoz

El panel se ancla a los forjados (imagen superior) con una serie de perfiles en L soldados a placas de anclaje o atornillados a forjados y pilares. Todos los paneles se realizaron con tan solo dos moldes de goma estriados. La proyección del hormigón sobre el encofrado se realiza con pistola, en dos capas y en direcciones opuestas, y se compacta posteriormente con rodillos y llana para eliminar las posibles burbujas de aire. Con la masa aún fresca se monta el bastidor estructural, cuyas patillas metálicas se unen al panel con macizos de masa de GRC.

MDM Arquitectos + Ricardo Merí

También son de tipo Stud-Frame los paneles del edificio de la Sede del Colegio de Farmacéuticos de Valencia, de MDM Arquitectos + Ricardo Merí (imagen superior), en el que el cerramiento se resuelve proyectando un aislamiento de lana mineral sobre la cara posterior del panel y añadiendo un trasdosado interior con aislamiento. Una solución muy similar se emplea en el proyecto de Instalaciones Deportivas en la Isla de la Cartuja, de Francisco Marqués Vilaplana y María Cayuela Mora, y en el CAP Llinars del Vallés, de Gustau Gili (imagen inferior).

©Filippo Poli

Los paneles de tipo lámina o nervados están formados por una lámina simple reforzada por pliegues o retornos perimetrales (y nervios centrales si la dimensión y el diseño así lo exigen) que garantizan la rigidez del conjunto y hacen del panel un elemento autoportante. Tienen un peso de entre 30 y 45 kg/m² en función del acabado superficial y de las dimensiones del panel, y su tamaño máximo no supera los 6 m².

©Fernando Alda

Un ejemplo relevante se encuentra en el cerramiento de la Ciudad de la Justicia de Córdoba, de Mecanoo + AYESA, con paneles producidos por Prehorquisa. El edificio construye su relación con la ciudad a través de la reproducción en la fachada de un motivo geométrico que reconoce el pasado histórico de Córdoba, reinterpretando de forma contemporánea sus influencias árabes.

La fabricación de los paneles se realiza por proyecciones de capas sucesivas sobre los embebidos especiales colocados sobre la base del molde. Las piezas llegan a la obra listas para su colocación en su lugar correspondiente. Debido a la alta rigidez que el cemento confiere a las placas de GRC, los elementos de fijación de los paneles a la estructura principal del edificio deben incorporar anclajes elásticos con capacidad de absorber los movimientos de la estructura, sin transmitirlos a las placas.

Prehorquisa

Prehorquisa

Prehorquisa

Prehorquisa

Por su facilidad para adaptarse al relieve que se desee estampar en el molde, el GRC es capaz de reproducir cualquier tipo de textura superficial. Unido al empleo de colorantes en la mezcla, esto hace que las posibilidades de las placas de GRC sean casi ilimitadas en texturas, acabados y colores, tanto para elementos prefabricados o de interiorismo como para paneles de fachada.

Prehorquisa

Aplicables al hormigón ejecutado in situ o a la prefabricación de elementos, los moldes o matrices con relieve para el encofrado han revolucionado las posibilidades estéticas del hormigón visto. Los moldes suelen ser láminas de poliuretano elastómero, como las que fabrican las empresas Reckli, Noe Schaltechnick y Grupo Valero.

Graphic Concrete

También es posible grabar la superficie del hormigón aplicando una lámina con un retardante de fraguado (desarrollada por Graphic Concrete) que, al ser retirada, arrastra la capa superficial y deja el árido visto, en contraste con el acabado liso. Reckli también desarrolla una tecnología que permite mediante la técnica del fotograbado estampar imágenes fotográficas en el hormigón con un tramado en relieve.

Por último, el hormigón reforzado con fibra de vidrio también se aplica a la construcción de piezas singulares de mobiliario urbano y todo tipo de elementos ornamentales de arquitectura, decoración e interiorismo, debido al reducido espesor y peso de las piezas, su durabilidad, resistencia a la humedad y las heladas, y sobre todo, la gran calidad y variedad de la textura de acabado superficial.

Concrete Rudolf

Parque de patinaje en Giessen, Alemania, con elementos y mobiliario de GRC diseñados e instalados por Concrete Rudolph.