pdf Second Home London Second Home London
Con más información
Descargar
comentarios
Obras

Second Home Spitafields de Londres. selgascano

Editado por NuriaPrieto

Fotografía: Iwan Baan

Second Home se sitúa en la zona de Spitafields en el Est End de la ciudad de Londres, al lado del todavía un tanto alternativo mercado de Brick Lane. Es un concepto de espacio de trabajo compartido (co-working space) que trata de acoger a unas 30 empresas de pequeña escala, como es la del barrio, y bastante relacionadas con la tecnología. La posibilidad de alquiler de los distintos estudios varía desde un único puesto en un gran espacio común para 70 personas, pasando por estudios de 5, 7, 10 personas, hasta el mayor estudio que puede albergar 20 personas como máximo.

Pero lo más importante en el programa son los espacios comunes: existen siete meeting rooms, varios espacios de descanso donde se puede leer o charlar, una amplia zona de bar-cafetería, donde el café es gratis y se puede comer a medio día por 5 libras, y una gran zona mixta de trabajo-eventos donde la gran mesa de trabajo se eleva al techo para dejar el espacio limpio para cualquier actividad, que van desde el yoga y pilates matutinos, hasta conciertos nocturnos, fiestas, cenas, conferencias.

Desde el momento en que empezamos a escribir este texto, 21 de Septiembre de 2014, hemos estado trabajado con este proyecto en un intenso y rapidísimo proceso, todo realizado en menos de 8 meses, y ahora, cuando la construcción ya ha comenzado y la intensidad se va incluso acentuando, porque debe estar terminado hacia finales de noviembre, conseguimos sacar un pequeño intervalo de vuelo en vuelo hacia una obra que va volando, que nos permite reflexionar un poco sobre el proyecto, sus motivos, necesidades y posibles realidades o virtudes. Entendemos que una de las primeras preguntas que se hará todo el mundo, nosotros también, es el porqué hay un uso tan exagerado de la curva, ¿porque un espacio, con una ortogonal y sencilla trama de pilares originales, acaba convirtiéndose en un espacio tan complejo y denso y a la vez fluido y continuo?

La respuesta a esta primera pregunta es, en realidad, tan banal como suelen ser todas las realidades: es una cuestión puramente económica. El propio concepto de Second Home  conllevaba la ineludible necesidad, bastante lograda finalmente, de ocupar con pequeños espacios de trabajo cada esquina y cada zona bañadas por la luz del día, y por supuesto, la necesidad de poder acceder a cada una de esas diferentes zonas repartidas por los extremos, la necesidad de que no haya nada desperdiciado, de que no haya una esquina que no sirva para algo, que no haya un ángulo donde alguien no se pueda sentar a trabajar, conversar o relajarse.

Esta utilización de la economía, en su más amplia y original acepción, es algo que a nosotros siempre nos deja bastante relajados, como satisfechos con un deber cumplido, aunque, por otro lado, la alta densidad que conlleva esta completa ocupación y aprovechamiento de los espacios al máximo se convierte en una de nuestras mayores incógnitas sobre cómo funcionará realmente en el futuro, con tanta gente trabajando junta en espacios muy concentrados. Por ello, intentamos limitar este posible caos, el laberinto que podía provocar esa situación de complejidad, con dos trucos: primero con una permanente fluidez visual y física de todo el conjunto, que evita que te sientas perdido o encerrado en algún sitio; y segundo con un total control de la acústica, en lo que colaboran no sólo moquetas y techos absorbentes, sino también la continua forma curva que esparce el sonido en todas direcciones. Y además, al emplear esa continuidad como antídoto a la densidad, se consiguen unas reacciones secundarias que hacen aumentar la fortaleza de todo el espacio, haciéndolo un todo, algo único y unido, haciendo que parezca más grande e interminable de lo que en realidad es.

Esa es exactamente nuestra duda: ¿será realmente esto así al final? ¿realmente será un espacio en el que la trasparencia y las reflexiones acaben simplificándolo-complejizándolo tanto que consigan eliminar cualquier intención previa y acaben sacando aquello que es tan real como lo que ocurre en cualquier casa de vecino, es decir, un proyecto de poca arquitectura académica y muchas intenciones de trabajar  con otra arquitectura como de andar por casa, para conseguir eso mismo… que es exactamente lo que nos encargaron Sam y Rohan: Una oficina tal y como una casa…?¿o era una casa como una oficina?

“in five to ten years we will all work at home. But then we will need bigger homes, big enough to use for meetings. Offices will have to be converted to homes”

Rem Koolhas, The Generic City 1994

selgascano

Descarga *.pdf con más información AQUÍ