pdf Desert City Desert City
Con más información
Descargar
comentarios
Obras

Desert City. Garciagerman Arquitectos

Editado por NuriaPrieto

Fotografías: Imagen Subliminal (Miguel de Guzmán + Rocío Romero)

Desert City es un complejo multifuncional dedicado a la celebración de las plantas xerófitas y a la producción de toda una cultura de intereses alrededor de estas especies. El proyecto propone un complejo sostenible y ecológico, en el que se solapan actividades que van desde la exhibición, reproducción y venta de cactus de todo el mundo, en un gran jardín e invernadero cubierto, hasta actividades tales como talleres educativos, restauración o exposiciones de plantas, pasando por una importante apuesta por I+D, desarrollado en colaboración con universidades internacionales.

La parcela de Desert City se sitúa en un lugar de transición, por una parte con el borde de la carretera A-1 y por otro limitando con las estribaciones del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Situarse en este límite, aislándose y conectando al mismo tiempo ambas realidades, ha sugerido emplear la metáfora del oasis, elemento lógico de referencia cultural en un conjunto destinado al cultivo de cactus. Esta metáfora se vuelve operativa ya que es la que sugiere organizar la construcción de forma introvertida, volcada a los interiores abiertos del jardín, que se rodea por la construcción que lo protege, y del vivero, asimismo protegido. Así, es fácil entender Desert City como el establecimiento de dos oasis en la parcela de origen, uno abierto al aire libre con el gran jardín-vivero, y el otro materializado en el invernadero cubierto. Parcela que originalmente era un descampado con hasta 4m. de rellenos de escombros provenientes de las sucesivas ampliaciones de la A-1, y que en un proceso regenerativo se devuelve parciamente a la naturaleza, obteniéndose un paisaje paradójico al tiempo natural y artificial; exótico y atávico.

El conjunto de programas se unifica en una única construcción ligera que responde, en términos de escala y materialidad, a la cercana presencia de la A-1. Una gran pieza longitudinal, paralela a la carretera, organizada internamente por medio de la simetría entre jardín e invernadero, este último protegido por un techo ligero formado por una estructura de cables tensados a tracción tipo “tensegrity” forrado por un colchón de aire con doble capa de “Etfe” que amortigua las variaciones de temperatura.

Mientras que desde el punto de vista tipológico el proyecto recurre de forma velada a ciertos invariantes organizativos (patio, claustro, puente, espacio isótropo o bloque “flotante”), la gramática formal se plantea desde la modulación y sistematización de una estructura metálica vista y una construcción industrializada, envuelta por un vidrio coloreado, dentado y de protección solar, al que se confía la capacidad de interacción fenomenológica con el entorno. La entrada en carga de estos recursos tipológicos y constructivos se produce pasada por el filtro general de un criterio energético y medioambiental, de forma que todo el complejo funciona coordinando dispositivos activos y pasivos tales como dobles fachadas, patios, ventilaciones cruzadas, geotermia, protecciones solares, sombras, etc., que se hacen evidentes en el uso y no en la forma.

Descarga *.pdf con más información AQUÍ