pdf Jardín Niel en Toulouse Jardín Niel en Toulouse
Con más información
Descargar
comentarios
Obras

Jardín Niel en Toulouse. michèle&miquel

Editado por NuriaPrieto

El cuartel Niel era un antiguo recinto militar construido a finales del siglo XIX. Unos cuarteles militares, dos pabellones de entrada y el edificio de l’Etat Major encerraban una gran plaza de armas rectangular de 220mx90m. A mediados del siglo XX fue abandonada y la plaza fue usada como aparcamiento.

La apropiación de este terreno por la municipalidad de Toulouse ha permitido iniciar una operación urbana que incluía la construcción de edificios públicos y de viviendas en sustitución de las casernas y un gran parque en el espacio de la antigua plaza de armas.

Tras un concurso organizado por la ciudad de Toulouse, michele&miquel son los encargados de reflexionar sobre el conjunto de los espacios exteriores, una plaza pública que conecta el recinto con el barrio de Empalot y con el rio de la Garonne y, un parque en el interior del recinto militar.

El jardín Niel es el resultado de la primera fase realizada. Se trata de un jardín a la escala de la ciudad, de dimensión comparable al jardín del Grand Rond, en el centro de Toulouse, o al parque Compans Caffarelli al Noroeste. Es el gran jardín del Sudeste de la ciudad y se convertirá en la pieza principal de conexión verde entre la Garonne y el canal du Midi.

Sobre una pequeña elevación que domina el río Garona, el lugar ha sido marcado a lo largo de la historia. Los hallazgos realizados en las excavaciones arqueológicas descubren un cementerio de la Edad de Bronce, una plaza de artesanos, una ciudadela militar y un lugar de concentraciones festivas de principios de la época romana. Además, en 1814, fue utilizado como punto de observación durante la batalla de Toulouse en el transcurso de la guerra de la independencia española.

Debido a la presencia de estos restos arqueológicos aparecidos en el subsuelo, no se autorizaba ninguna excavación de más de 40cm de profundidad.

Al mismo tiempo, el ayuntamiento quería un jardín con árboles y vegetación.

La solución adoptada consistió en elevar el suelo y crear una nueva topografía utilizando la tierra extraída de la excavación en los sótanos de los edificios colindantes. La topografía acentúa el relieve y evoca el paisaje de colinas de la región toulousaine, de Lauragais o del Volvestre.

Este relieve ondulante se instala sobre la antigua plaza de armas, como si un velo cubriese el yacimiento arqueológico y sus tesoros, y permite la plantación de árboles, creando un oasis de vegetación en la parte central del jardín.

Frente al clasicismo de la composición original del recinto, la nueva topografía aporta un desorden que, aun conservando la vista hacia el edificio del Etat Major, añade nuevos horizontes que se superponen y que varían al deambular.

El jardín, sin perder su unidad, se complejiza en una suma de lugares, paisajes y ambientes diferentes, formados por colinas, caminos, arboledas y grandes explanadas, todos ellos propicios para diferentes actividades: zonas de juego infantil, toboganes instalados en las pendientes, espacios de descanso y de paseo, de encuentro o para el espectáculo.

Para reforzar la impresión de una única superficie ondulante, a medida que subimos las colinas, se ha superpuesto sobre el relieve, una capa de textura y alturas cambiantes que pasa progresivamente de la capa mineral a la pradera, de la pradera a la vegetación arbustiva, y más arriba al pequeño bosque.

En los valles, los caminos. Su base está formada por una gruesa capa de gravas que sirve de almacenamiento del agua de lluvia para evitar, así, colmatar la red pública en el caso de lluvias torrenciales. Por encima una segunda capa drenante con asfalto triturado, recuperado del antiguo aparcamiento, un geotextil y una fina capa de arena para recibir el pavimento.

El pavimento, totalmente permeable, se ha realizado con grandes “alfombras” -a la escala del lugar- dispuestas en franjas de un 1m de ancho por 10m de largo, paralelas a las fachadas de los antiguos edificios militares. Formadas por piezas cerámicas de 30x5x6cm -dimensión del ladrillo tradicional toulousaine- “tejidas” a una malla metálica con alambre de acero galvanizado. Es la adaptación del sistema patentado llamado Flexbrick. Gracias a la flexibilidad de esta malla y a las dimensiones de las piezas, el conjunto se puede deformar y adaptar perfectamente a las ondulaciones del terreno, en todas las direcciones del espacio.

La matriz de la malla permite jugar con la densidad de las piezas cerámicas, dejando vacíos “aleatorios” en los extremos y conseguir así una transición difusa entre el pavimento y la hierba. No hay límites ni bordes en los cambios de materia:

– Los caminos divagan y se funden con las colinas al aparecer, poco a poco, la hierba entre las piezas cerámicas

– El gran estanque es una superficie de agua que llena una ligera concavidad del suelo.

Bajo los plátanos existentes, de un lado al otro de esta topografía, un paseo abierto a las bicicletas permite atravesar jardín en línea recta.

La pérgola, paralela a los edificios, limita este camino y constituye un zócalo de vegetación creando un lugar de sombra propicio para reposo y la contemplación.

El mobiliario, al igual que la pérgola y las puertas de acceso, se construye con una malla de deployé en acero corten de forma que, o se funden con el resto, o permiten el agarre de la vegetación.

El jardín Niel consigue ser un espacio dinámico, con múltiples ambientes bajo un mismo lenguaje. Un lenguaje pautado por la topografía y el material que se funden en una única intervención donde todo parece evidente.

Descarga *.pdf con más información AQUÍ