comentarios
construcciones

Protección artística. La última cena

Editado por NuriaPrieto

La última cena de Leonardo da Vinci, se encuentra sobre el muro del refectorio de Santa Maria delle Grazie (Milán). Una pintura al fresco un poco peculiar, ya que no es exactamente un fresco sino un mural al temple y óleo sobre dos capas de preparación de yeso sobre enlucido. Durante la Segunda Guerra mundial, el área del monasterio fue profundamente bombardeada. Los monjes, en previsión de que lo peor pudiese suceder y conocedores del valor de la obra, decidieron preservar la pieza protegiéndola al máximo posible.

Primero se desplegó una cortina sobre él y posteriormente se apilaron sacos de arena frente al muro para evitar que la cara pintada del mismo sufriese algún daño. Los sacos se apilaron hasta la altura del mural más o menos, y luego colocaron tablas, apuntalándolas para evitar que se volcase hacia adelante. Tal fue la suerte, que cayó una bomba en el propio monasterio y únicamente el muro del refectorio quedó intacto.