comentarios
construcciones

Protección artística. Moisés

Editado por NuriaPrieto

La ciudad de Roma se declaraba Ciudad Abierta durante la Segunda Guerra Mundial, una declaración que buscaba preservar su rico patrimonio evitando los bombardeos masivos que otras ciudades italianas como Florencia o Milán estaban sufriendo. Ante el miedo de que la declaración pudiera no respetarse o romperse, muchas de las obras fueron protegidas. Especialmente aquellas que se encontraban próximas a zonas en las que sí se producían bombardeos. Es el caso de “EL Moisés” de Miguel Ángel.

El Moisés se encuentra en la iglesia de San Pietro in Vincoli, próxima a la vía Cavour una de las principales calles que bajan hacia la Piazza Venezia (en este caso a la via de los foros imperiales y de ahí a la Piazza Venezia). Tanto Piazza Venezia como la via de los foros imperiales tenían especial resonancia dentro del régimen fascista italiano por tratarse de dos de los lugares más representativos de la ciudad para el Duche.

En previsión de un ataque sobre estos lugares próximos a la iglesia, se decide proteger el Moises con una estructura de ladrillo, al igual que el David. La estructura diseñada para el Moisés, es una bóveda de ladrillo a panderete con una cimbra de madera muy elemental sujeta a partir de costillas, que lo cubre por completo y dos volúmenes de ladrillo que protegen también a las estatuas situadas a ambos lados del mismo. Previamente a la colocación del ladrillo, la escultura se protegió con una tela para taparla de la suciedad. Además, la protección se hizo registrable, es decir, se le colocó una pequeña puerta para poder acceder al interior de la bóveda y ver el estado de la parte inferior del altar. Terminada la guerra se rompió la estructura de ladrillo para confirmar el estado de las esculturas.