comentarios
Objetos

Murales de Jordan Kasey

Editado por Tectónica

rp-redguy5Mural de la serie “Rooms Fall Apart”.

Las pinturas de la artista estadounidense Jordan Kasey se caracterizan por la rotundidad de sus figuras atrapadas en el limitado formato de un cuadro, pero en este artículo nos centramos en sus murales y cómo transforman el espacio, física y sicológicamente. Son dos ejemplos muy diferentes, ambos de 2013, el primero interviene en un centro de artes alternativas urbano en una ciudad de la costa este de Estados Unidos y el segundo es una aportación artística a una escuela rural en una aldea de Senegal. Es la propia artista la que describe sus murales:

rp-redguy2Mural de la serie “Rooms Fall Apart”.

“Los murales de “Rooms Fall Apart” (Habitaciones que se desmoronan) en Baltimore, MD, eran para un proyecto de un centro de artes colaborativas que consistía en un laberinto de habitaciones que pertenecían a un edificio parcialmente abandonado en el centro financiero de la ciudad. Se ofrecía cada habitación a un artista para que llevara a cabo en ella instalaciones o performances, y a  lo largo de un fin de semana se organizaban audiencias en las que los espectadores participaban e interactuaban con las obras. Todo esto lo organizó un grupo de artistas jóvenes de Baltimore, en donde yo vivía por entonces, y me encargué de diseñar y pintar una serie de murales para transformar los espacios principales.

rp-cloudhall9Mural de la serie “Rooms Fall Apart”.

Un pasillo estrecho y sin salida se convirtió en un océano; una gran sala en la que la gente esperaba antes de pasar a una nueva habitación se diseñó claustrofóbica e inquietante y los visitantes quedaban empequeñecidos con la figura de una persona inmensa y roja en posición fetal que, dirigiendo su mirada hacia la claraboya, ocupaba toda una pared.

rp-headstand8Mural de la serie “Rooms Fall Apart”.

El tercer mural formaba el fondo de la sala en donde comenzaban las actuaciones, una sala con un escenario y telón. De nuevo se centra en una figura humana a escala mayor que el natural, una mujer haciendo el pino en el escenario, como si se tratara de un continuación del mismo espacio. Reflejaba la variedad de actuaciones que se llevaban a cabo en esa sala y eran el preámbulo del recorrido que se iba a hacer a continuación para sumergirse en un mundo fantástico.

rp-headstand4Mural de la serie “Rooms Fall Apart”.

Este proyecto lo veía como una manera de ayudar a crear cierta desorientación y que los espectadores tuvieran una experiencia surrealista en donde los espacios que antes estaban destinados a oficinas se convertían en un mundo nuevo en el que todo era posible.

El mural “Bunnies” (Conejitos) lo pinté en una vista que hice en 2013 a una amiga que formaba parte de los cuerpos de paz en una aldea de Senegal llamada Santankoye, a las afueras de Kolda. Pasé dos meses en Senegal y durante esa estancia en la aldea, en la que no había electricidad ni agua corriente, pinté tres murales en la escuela, que era el único edificio que no era de adobe. Me ayudaba la amiga a la que fui a visitar, Katherine, y fueron los propios profesores y el sastre del pueblo los que nos apoyaron pensando que era una manera de animar a las niñas a ir a la escuela. El transporte del material desde Kolda en bicicleta y en una carreta con burro fue en sí mismo todo un proyecto.

girl-mural-9Mural de la serie “Bunnies”.

La única pintura que pudimos encontrar era espesa como la melaza, a base de aceite, de olor fétido y sólo en colores primarios. Encontramos algo que podríamos usar como diluyente de pintura que se vendía en botellas de vino reutilizadas. Pinté un mapa de Senegal en una clase, una imagen de una chica sentada en un pupitre en la pared fuera del patio de la escuela, y tres conejos gigantes en una sala de clase para los alumnos más pequeños. Todo el tiempo estuvimos rodeadas de alumnos que veían como trabajábamos. La gente en Santanyoke trabaja, cocina, lava, descascarilla montañas de cacahuetes para venderlos en la ciudad o transportan té para beber, pero no hay ninguna tradición artística. No habían visto nunca a nadie pintar un mural que podía transformar el espacio que utilizaban todos los días.

bunnies6Mural de la serie “Bunnies”.

El día que terminamos el mural “Bunnies”  el profesor nos comentó que la primera clase la habían pasado hablando sobre él. Tres enormes conejos habían surgido en el aula y observaban a los estudiantes. ¿Por qué los habíamos pintado? ¿Eran conejos reales? Su espacio se había convertido en algo extraño y divertido, planteando preguntas que iban más allá de la mera transformación visual.”

Jordan Kasey